*
Fecha actual Sab Dic 16, 2017 1:26 am



Nuevo tema Responder al tema  [ 15 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2
Autor Mensaje
 
NotaPublicado: Sab Jun 14, 2014 4:25 pm 
Avatar de Usuario

Ladronzuelo
Registrado: Mié May 14, 2014 10:34 am
Mensajes: 12
Desconectado

Pender de un hilo (Fragmento del Cuarto Capítulo)

28
-¿Así que además de ser un viejo cascarrabias, ahora también sois un traidor? ¡Cuán polivalente podéis llegar a ser, Erwynd!

Dice entrando en escena el líder del grupo que había apresado a la compañía hace unas horas.

-Lo peor de ser viejo es que uno ha podido vivir ya muchas cosas, y hasta no vivir otras tantas que igualmente se le adjudican –echa una risotada e indica a su hombre que se les acerque-. Me he tomado la libertad, mi señora, de invitar a nuestra informal reunión al hombre en quien más confío. Este es Zoltein.

El muchacho hace una modesta reverencia y Kayra manifiesta su agrado al conocer por fin el nombre de su “captor”.

-¿Así que soy un traidor? –prosigue rumiante Erwynd-. ¿Eso os contó vuestro padre?

-No creo que Zoltein tenga mayor interés en esta conversación, mi señor.

-Creedme si os digo que no tengo ningún secreto para este jovenzuelo, es más, es el único en quien deberíais confiar aquí.

-¿Es que acaso el resto de vuestro pueblo no son gente de fiar? –pregunta con fingida inocencia la chica.

-La gente de Logó Fahlu es noble, eso por descontado, pero no puedo asegurar que la gran mayoría haya sido gente decente en su vida anterior a nuestra querida ciudad. Así que cuantas menos tentaciones les pongamos frente a sus narices, mejor.

-Es decir, que albergáis a rufianes, delincuentes y pillos y no os importa lo más mínimo mientras acaten vuestras leyes aprobadas por esas mismas personas de baja moral.

-Un respeto, querida –interrumpe con brusquedad el anciano; su tono ha pasado de la afabilidad a la indignación-. Que seáis invitados aquí no quiere decir que nos despreciéis de este modo. Todos los que aquí vivimos tenemos un pasado, pasado que nos ha traído hasta esta promesa de libertad y redención, y no sois quien en estas tierras para juzgarnos.

Una ligera muestra de arrepentimiento aparece en el rostro de la reina Griundel.

-No seáis duro con la chica, Erwynd. A fin de cuentas, no puede tener muy buen concepto de nosotros habiéndoles casi secuestrado, y encima con vuestra sabida fama de traidor… -se pronuncia conciliador Zoltein, con un toque confidencial de mofa al acabar.

-Tenéis razón, disculpadme, pero hemos trabajado tan duro para mantener esta ciudad a salvo que a veces me dejo dominar cuando creo que alguien la ataca.

Vaga por la estrecha terraza pensativo, nervioso. Cuando al fin se detiene, parece iluminado por alguna ingeniosa idea.

-Así que traidor…-musita; asiente de forma exagerada y prosigue: -En fin, vayamos a lo que nos atañe. No hace falta que os diga que lo que en esta reunión se hable no deberá salir de aquí.

-No podéis esperar que no les cuente nada a mis camaradas.

-Con que al menos uno de vosotros esté sobre aviso será más que suficiente. No queremos incitar rumores ni habladurías –le responde. Entonces se acerca más a ellos, en busca de intimidad-. Desde más allá de las montañas que nos separan del resto del mundo, han llegado rumores de que los que pretenden ser los nuevos señores de los cinco grandes reinos andan buscando a un pequeño grupo de viajeros por el que ofrecen una suculenta recompensa.

La noticia deja anonadada a Kayra.

Puede sentir en sus sienes cómo le late el corazón despacio y con dificultad, cómo la sangre se le congela en las venas y su cuerpo pierde toda temperatura. Una sensación de vértigo que emerge desde el estómago se apodera de su cabeza y todo palidece a su alrededor hasta que no ve más que imágenes en blanco y negro. Es cuestión de segundos, pero la sensación es tan desagradable como indescriptible.

Cuando poco a poco recupera la temperatura y todo recobra su colorido, recuerda dónde está y quiénes la acompañan, entonces es consciente de su situación de peligro. Sus músculos se tensan y su expresión corporal se vuelve hostil, como si de un animal arrinconado se tratase.

-No tenéis de qué preocuparos, chiquilla –dice Erwynd con voz cálida al percibir la tensión de la norteña-. Ninguno de los que aquí habitan saben de esos rumores, hemos hecho lo posible para evitar habladurías al respecto. Por eso esta conversación no deberá salir de aquí.

-¿Para eso nos habéis traído hasta aquí, para vendernos como si de ganado se tratase?

-¿Venderos? –se mofan casi al unísono ambos hombres.

-¿Y para qué querríamos nosotros dinero de los cinco reinos si aquí no nos serviría de nada? –comenta divertido Zoltein-. Funcionamos según canjeos y trueques con lo que cultivamos, cazamos o lo que mejor se nos dé hacer; el dinero no hace más que corromper a los hombres.

-Entonces no entiendo qué hacemos aquí –dice Kayra demostrando su desconcierto.

-Precisamente eso: evitar que los habitantes de nuestra amada ciudad se corrompan al conocer quiénes sois en realidad y el precio que tienen vuestras cabezas. Es mejor para todos que parezcáis invitados aquí, nada os pasará siempre que estéis bajo nuestra protección; nadie de esta ciudad se atreverá a haceros mal alguno ni despertaréis sospechas en vuestra contra.

-¿Y qué ganáis vos con esto? –pregunta cada vez más confusa.

-Aparte de quitarme a vuestros ojos la mala imagen que veo que ya tenéis –ríe irónico el anciano-, es nuestra forma de proteger a nuestro pueblo. No queremos que nada perturbe la paz que tanto nos ha costado tener, y tampoco le deseamos mal alguno a los inocentes que por nuestras tierras pasen.

-Se me hace raro oír eso –repone Kayra-. El resto del mundo no conoce más de vosotros que la famosa frase de “todo el que entra en su bosque…”.

-“…jamás regresa” –finaliza en su lugar Zoltein-. Somos conscientes de ello, nosotros mismos difundimos tal rumor, mantiene alejados a indeseables y curiosos –y profiere una sonora aunque corta carcajada.

-Como ya os mencioné, hay veces en que dejamos que los visitantes de nuestro bosque continúen su camino sin que perciban nuestra presencia, son las menos si me apuráis –explica Erwynd-; hay otras tantas en que les abrimos nuestros brazos y ofrecemos cobijo y ayuda a todo el que la necesite. Los visitantes quedan tan maravillados con nuestra ciudad y sus leyes que casi ninguno se resiste a quedarse en ella.

-Y por eso nunca regresan… -musita la chica mirando a las decenas de luces titilantes que destacan entre el oscuro manto de la noche. Cada luz, piensa, representa a una persona que ha decido vivir en esta gran ciudad colgante, en este sitio que promete libertad.
Y por un momento envidia a todas y cada una de esas luces.

-Podéis permanecer aquí el tiempo que consideréis oportuno –se pronuncia el anciano tras un profundo silencio-. No intentaré convenceros de que os quedéis en Logó Fahlu, sé cuán importante es vuestra carga, querida niña, y sé que aunque os intentase retener aquí, haríais lo posible por huir y regresar a vuestra tierra. Pero permaneced un par de días aquí hasta que hayáis recuperado las fuerzas suficientes para continuar vuestro camino.

A Kayra el corazón se le antoja pesado al oír esas palabras, palabras que le recuerdan por qué estaba allí, tan lejos de su añorado hogar. Su pueblo la necesitaba; el resto de reinos la necesitaban. Y no iba a fallarles.
Era mejor permanecer allí un par de días, descansar y alimentarse debidamente para lo que les deparaba el futuro; además, el pie herido de Tafari necesitaba algo de descanso. Pero no permanecerían allí más tiempo del necesario.

-Si me permitís, este anciano necesita descansar, los años no perdonan a estos viejos huesos míos –comenta Erwynd frotándose el bajo de la espalda con gesto dolorido, da media vuelta y, antes de marcharse, posa la mano sobre el hombro de la joven reina, lo aprieta con ternura y dice: -Disfrutad de la fiesta y de vuestra estancia aquí.

Echa a andar todo lo rápido que sus cada vez más pesados pies le permiten y, cuando está a punto de cruzar el umbral de la balconada, se gira vivazmente, como si hubiese olvidado algo importante.

-¡Ah, y querida niña, ya hablaremos sobre eso de que soy un traidor! –exclama, pero esta vez con una sonrisa en los labios. A medida que se aleja, habla consigo mismo, realizando aspavientos y lanzando alguna risotada que otra.

Una vez solos, Kayra y Zoltein no cruzan palabra alguna hasta pasados unos minutos.

-Entonces, los Martu ya saben de nuestra existencia –reflexiona Kayra en voz alta.

-Dudo que sepan quiénes formáis el grupo o qué intenciones tenéis –responde tranquilizador Zoltein-, los rumores apuntan sólo a que buscan a un grupo de forasteros entre los que hay algunos hombres del desierto. No se menciona a norteño alguno, así que dudo que sepan que vos estáis metida en ello. Tampoco creo que sepan con certeza qué finalidad tiene vuestra misión para hacer que la mismísima reina Griundel deambule por estas tierras tan hostiles, pero supongo que sabrán que algo tramáis. Y sin control sobre ello, suponéis una amenaza a erradicar.

-Entonces buscan a hombres del desierto… -observa la joven y dirige la vista al interior del salón donde Onar y sus hombres conversan animados.

Una vez más el silencio se adueña de la situación y la reflexión se manifiesta en el rostro de la norteña.

-No os convendría ahora mismo separaros de ellos, si me permitís opinar –dice Zoltein pasados unos segundos. Situado detrás de Kayra, observa también a los hombres del desierto que se mantienen ajenos a los ojos que les analizan desde la balconada.

-¿Qué os hace pensar que quiero hacer eso?

-Lo noto en vuestros ojos –entonces la chica baja la cabeza intentando ocultar toda emoción-. Pero como os he dicho: no os conviene quedaros sola ahora. Aún con vuestros hombres, estas tierras son peligrosas, y si nosotros os hemos podido apresar, otros también podrían. Quizás una vez pasadas las montañas…

Pasan unos segundos en los que la joven reina valora la situación y conviene que el razonamiento de Zoltein es bien acertado. Aunque el enemigo haya ofrecido una buena recompensa por sus cabelleras, no debían aún plantearse viajar por separado para no levantar sospechas si querían sobrevivir a aquellos extraños parajes.

-Será mejor que volváis con ellos, no es recomendable que levantemos más curiosidad de la que ya hemos despertado –opina Zoltein al cruzar la mirada con la del príncipe Onar. Se mantienen así unos instantes hasta que Kayra entra de nuevo al bullicioso salón.

La velada transcurre animosa y desenfadada.

Erwynd se despide de sus invitados y les anima a continuar con el festejo en su ausencia para lo que deja a su hija al cargo. Varios de los presentes solicitan a la joven Runa, que así averiguan que se llama, que cante haciendo en reiteradas ocasiones alusiones a su excelente voz. La bella muchacha se resiste hasta que Zoltein la coge de las manos y la lleva casi a rastras junto a los músicos que siguen amenizando la fiesta. Runa, muerta de la vergüenza, es aplaudida y vitoreada por los presentes que esperan ansiosos a que empiece a cantar. Antes de dejarla sola entre los músicos, Zoltein le da un beso en la frente, lo que provoca la sonrisa de la chica y la ayuda a calmarse. Cuando el muchacho se retira del supuesto escenario, la chica empieza a canturrear, al principio en un tono débil y entrecortado, y una vez que todos en la sala guardan silencio anonadados por las bellas melodías, esta se crece y sube progresivamente el volumen hasta que su extraordinaria voz resuena en cada rincón de la estancia entre ritmos de tambores e instrumentos de cuerda.

Varias parejas de baile se disponen en el centro de la sala y coreografían con gran habilidad las alegres canciones mientras el resto permanece alrededor expectante y acompañando la música con palmadas. El círculo se amplía canción a canción hasta que hay más gente danzando que observando, y naturalmente, la mayoría de los que permanecen inmóviles está formada por la compañía, cosa que no tarda en cambiar pues un par de bien parecidas chicas se acercan dando gráciles saltos a Rostam y Oddur. Les invitan a bailar con ellas, y aunque Rostam se excusa en su torpeza y falta de coordinación, acaban accediendo con mal disimulado agrado.

Dos chicas, que no cantan nada mal, sustituyen a Runa que está ansiosa por salir a bailar. Cuando llega junto a los danzantes descubre que todos están ya emparejados, hasta su adorado Zoltein baila divertido con la joven norteña, para sorpresa de la chica. Sólo queda Argus y, aunque le resulta un hombre atractivo y bien parecido, su expresión seria la hace recelar. Cuando está a punto de sentarse desilusionada, ve cómo alguien le tiende una mano.

Cuando mira con renovada ilusión, halla que es Argus quien la invita y para no parecer descortés, le toma la mano con disimulada mala gana.

-Espero que se os dé bailar tan bien como cantar –dice el norteño-, y si es así, que me enseñéis.

Y una sonrisa se esboza en su céreo rostro relajándolo, lo que infunde en la chica una agradable sensación.

-Confiad en mí –le responde con una amplia sonrisa.

Risas y triviales conversaciones se apoderan del momento. Los diversos cambios de pareja provocan que todos bailen con todos, incluso Kayra acaba encontrándose con Onar. Los minutos que duran juntos apenas cruzan palabra y se puede palpar la tensión entre ambos, tensión que queda aliviada en cuanto se vuelve a producir el cambio de parejas.



Al final de la animada fiesta, cada cual se dirige a su morada para intentar descansar lo máximo posible, ya que la fiesta se ha alargado tanto que el alba anda ya cercano.

A cada miembro de la compañía se le ha asignado una modesta habitación a la que no le faltan las comodidades básicas para una corta estancia, y chicos y chicas han sido alojados en distintos lados del inmenso árbol que conforma el consistorio. El largo pasillo en el que se encuentran las habitaciones da al exterior, a un pasaje con arcos y balcones adornados por enredaderas y cristaleras de alegres colores.

Tras despedirse de Alika y Cyra, Kayra se dispone a entrar en sus temporales aposentos cuando oye un silbido a sus espaldas, mas cuando mira a su alrededor no alcanza a ver nada entre la oscuridad. Se encoge de hombros y atribuye el sonido a su agotada mente. Otro silbido, justo cuando gira el pomo de la puerta. No es su imaginación, ni tampoco le suena a un sonido animal. Cuando se cerciora de que en el pasillo no hay nadie más, se lanza directa al ventanal más cercano y escudriña el paisaje que la rodea, cosa cada vez más fácil puesto que los primeros rayos de sol desvelan la enormidad de la ciudad colgante, que aún duerme despreocupada.

Nadie; no ve a nadie ni nada que pueda estar produciendo el sonido. Extrañada, se dispone a dar media vuelta y tratar de descansar un poco. “Seguro que no es nada”, piensa para sí.

-¿Acaso estáis tan agotada que ni me oís?

Kayra reconoce enseguida la voz, pero le sorprende tanto de quién es que se gira con los ojos de par en par. Tras el ventanal por el que había mirado pocos segundos antes emerge la silueta de Zoltein. No con menor sorpresa al caer en la cuenta de que el muchacho debe estar suspendido de algún modo en el aire a decenas de metros del suelo, se le acerca.

-Pero, ¿cómo…? –asoma la cabeza por el balcón y descubre que éste está sobre una pequeña plataforma, algo similar a un columpio. El agotamiento hace estragos en su habitual control de expresión y su cara de confusión es claramente manifiesta.

-¿Os gusta? –pregunta divertido el joven señalando el artilugio con su usual dramatismo-. Me preguntaba si querríais acompañarme al mejor lugar de la ciudad.

-Necesito descansar, si no os importa preferiría que fuese en otro momento –responde con una cordial sonrisa.

-Vaya, y yo que pensaba que los norteños eran personas recias y curiosas que anteponen sus vidas en pos del conocimiento…

-¿Es necesario que sea ahora? –suplica la chica ante el semblante insistente del joven; es el cansancio el que habla por ella.

El muchacho echa una ojeada al cielo y asiente con entusiasmo. Entonces hace una pequeña reverencia y tiende su mano a la joven reina. Esta, desconcertada aunque intrigada, la sujeta con cierta inseguridad y el muchacho la aprieta y tira con firmeza de ella. Kayra, asustada, mira abajo y una chispa de pánico recorre su cuerpo al ver la enorme caída bajo sus pies, por lo que acaba aferrada con fuerza a una de las cuerdas del columpio.

-No temáis, agarraos con fuerza –le dice antes de sujetarla con decisión, acto seguido tira de una palanca situada sobre su cabeza, en un improvisado sistema de raíles. Tras el crepitar de una maquinaria, la plataforma se desplaza a bastante velocidad en paralelo al balcón y pocos metros después se detiene bruscamente a escasos centímetros del árbol más cercano. Un clic suena para indicar que el precario medio de transporte se ha anclado correctamente. Entonces el chico coge esta vez una cuerda y tira de ella, y es un sistema de poleas el encargado de hacerles subir aún más metros en el aire.

Tras un par de minutos de subida, de pasar junto a casas y cruzar las entramadas copas de los árboles, el columpio al fin se detiene junto a una desmejorada escalinata. Zoltein ayuda a la reina Griundel a bajar y poner los pies en firme, cosa que la alivia un poco, y le pide en un gesto que le siga por los mohosos escalones.

-Andad con cuidado, es fácil resbalar aquí. Ya casi estamos.

Con precaución suben y dan a parar a un entablado que sobresale apenas un metro por encima de la copa de los árboles que les rodean.

Kayra echa una vista a su alrededor y queda fascinada: los árboles abarcan hasta casi donde alcanza la vista y las montañas se muestran tan cercanas que le parece mentira verlas tan nítidamente y estar sin apenas ropa de abrigo. El aire fresco acaricia cada parte de su cuerpo y hace que se sienta libre por primera vez desde que salió de sus tierras semanas atrás.

-¡Esto es maravilloso! –exclama extasiada.

-Y aún no lo habéis visto todo –repone Zoltein señalando en la dirección en que los primeros rayos del sol comienza a asomar por el oeste anunciando el nuevo día.

La luz fluye entre las hojas de los árboles avivando a su paso los verdosos colores que conforman ese aparente mar del que nace el astro rey. El silencio que inunda el lugar da paso al jubiloso canto matutino de los pájaros y, poco a poco, todos en el gran bosque despiertan para dar comienzo a un nuevo día.

-Sencillamente… -comienza a decir Kayra, pero no encuentra las palabras para describir tanta belleza y tal aluvión de sensacionales sentimientos.

-¿Ha merecido la pena? –ríe Zoltein que abre los brazos de par en par y llena de aire puro sus pulmones.

Kayra no se había fijado hasta ahora, y no sabía si era causado por la emoción del momento o por la falta de descanso, pero al mirar al muchacho le ve mucho más hermoso y bien parecido de lo que le había parecido el día anterior. Y es que es un hombre bien formado, alto y esbelto, de cabellos castaños claro y ojos de un intenso color azul grisáceo. Tras la gran bocanada de aire, se gira sonriente hacia la chica esperando ver la expresión maravillada que ha estado luciendo desde que habían llegado allí arriba y se percata de que en lugar de mirar el paisaje es a él a quien anda observando. Muerta de la vergüenza, Kayra desvía lo más rápido que puede la mirada, cosa que divierte al muchacho.

-¿Y no hubiese sido mejor esperar a la luz crepuscular para venir aquí y apreciar aún más tanta belleza? –pregunta intentando disimular su vergüenza.

-Por desgracia el sol se pone por el este –y cuando señala en la dirección, Kayra ve a qué se refiere. Las grandes montañas Doruklana impedían que el mágico efecto del sol del ocaso tuviese lugar sobre estas agrestes tierras.

-Una pena.

-Sí –comenta algo apenado el joven, pero enseguida vuelve a un tono jovial-. Será mejor que volvamos.

Mientras bajan en el mismo inestable artilugio, la joven reina no puede dejar de sonreír, y apenas intenta disimular su rostro de felicidad. Cuando el transporte se detiene en el mismo punto donde la había recogido hace escasamente una hora, Zoltein la ayuda a descender de él y se despide de ella con una tierna sonrisa. Kayra le responde de igual modo y se lanza con ansia sobre su cama con una agradable sensación en sus adentros.


29
Los hombres de Audris y los que permanecen fieles al viejo general Erol se alzan en armas. Otros tantos soldados nativos de Kanbas deciden quedarse en su querida ciudad y luchar por ella hasta su último aliento, cosa que el afligido Taerkan agradece con ímpetu.

Que aquellos bravos guerreros ofreciesen sus vidas para dar la oportunidad al resto de huir sin ser descubiertos, emociona al monarca Knöt.

Valerio y su hijo Paulo ya hace rato que han entrado en las profundidades del conducto junto con su ejército.

-Vamos, majestad, marchaos de una vez –le insiste Erol. Los que ya caminan por el pasaje secreto han acelerado prudentemente el paso y ya apenas quedan civiles por cruzar el umbral.

Ahren se funde en un abrazo con la capitana de Skórgull que, sorprendida, se lo devuelve. “El reino y yo os estaremos eternamente agradecidos, valiente Audris. Nos volveremos a encontrar” le dice al oído con contenida pena. “Nos veremos allá dónde los valientes aguardan el final de los días, mi señor” responde ella con emoción. Y acto seguido el consejero se acerca a Taerkan al que le siguen insistiendo para que parta.
Sabe que deben irse de inmediato, mas le cuesta dejar atrás a una buena parte de sus hombres. Huir sin luchar no era su estilo y últimamente se estaba convirtiendo en un hábito.

-Señor, por favor, no hagáis que nuestro sacrificio sea en vano. ¡Marchaos de una vez! –dice suplicante Erol.

Y aunque no soporta la idea de dejarles allí, asiente dándole la razón a su viejo amigo y parte, no sin antes darle un fuerte abrazo y desearle suerte. En cuanto su escolta, Ahren y él mismo han cruzado la puerta, esta se cierra pesadamente dejando atrás todo por lo que sus antepasados lucharon, destrozándole el corazón.



Es mediodía cuando Kayra despierta. Alguien está llamando insistentemente a la puerta y no le queda más remedio que levantarse y abrir o acabará echándola abajo. Una vez abre y se acostumbra a la cegadora luz del exterior, consigue distinguir que quien llama es uno de los hombres de Erwynd que le suena del día anterior.

-Me envía el gobernador, dice que os espera en la entrada al consistorio inmediatamente –y tal como lo dice, da media vuelta y se marcha sin esperar preguntas u objeciones por parte de la joven.

No habiendo descansado nada, lo que menos le apetece ahora mismo es tener que vestirse y salir de su confortable cama, mas debía hacerlo si no quería quedar como una maleducada con Erwynd y su hospitalaria gente. Se lava un poco con el agua fresca que hay en la palangana de su tocador, se pone ropa limpia y se peina como bien puede, y antes de salir de la habitación, echa una breve ojeada a la cama revuelta y resopla con fuerza.

Varios pasillos después, ahí está Erwynd como bien le había hecho saber el emisario. Este, que se percata de la llegada de Kayra, se gira hacia ella con su habitual sonrisa, sonrisa que sufre una leve crisis cuando el anciano observa el ojeroso rostro de la chica.

-Veo que lo pasasteis bien en la fiesta de anoche –observa en voz alta renovando su cordial sonrisa. Kayra asiente con timidez; no podía decirle que el motivo de que no hubiese podido apenas pegar ojo era su hombre de confianza-. Tal vez preferiríais seguir descansando.

-No, para nada –responde intentando no parecer muy cansada -. Ya que estoy despierta, mejor será aprovechar el día.

Sonríe lo más sinceramente que puede y el anciano parece conforme con la idea.

-Siendo así, demos un paseo por la ciudad. Estoy convencido de que os gustará –propone, y le ofrece el brazo para que ésta se agarre a él, cosa que hace con sumo gusto.

Caminan y cruzan diversos puentes colgantes dando a parar a plazuelas y mercados donde la gente ofrece trueques e intercambios de mercancías. El jolgorio es tal, que a Kayra le parece increíble que los que caminan a ras de suelo por este bosque no alcancen a oírles.

La presencia de la norteña despierta en los lugareños mucho interés y se forman grupitos que cuchichean allá por donde pasa. “Sois la novedad, se les pasará”, dice Erwynd tratando de quitarle importancia pues nota que la situación empieza a incomodar a la muchacha. Le da un par de palmaditas en la mano que se aferra a su brazo a modo tranquilizador, y esta no puede más que agradecerle con una modesta sonrisa.

La gente de los puestos les ofrece manjares de degustación insólitos para la chica, de aspecto a veces poco agradable, pero de sorprendentes deliciosos sabores. Poco a poco la presencia de Kayra empieza a no ser tan intimidante, en parte debido a que se muestra sumamente cordial con todo el que le saluda o dirige la palabra.
En la improvisada excursión por la ciudad, acaban en la plaza más grande e importante de la ciudad colgante. En ella, una serie de enormes espitas incrustadas en la gruesa madera conforman una fuente natural donde el agua fluye, formando pequeños riachuelos que abastecen a las casas cercanas.

El ingenio de este pueblo la tiene totalmente anonadada.

Entrada la tarde, continúan de excursión y Kayra se emociona ya que empieza a ver algo que hace mucho tiempo que no veía: niños. Los infantes corretean entre la gente por aquí y por allá revolucionándolo todo. Son ágiles y se mueven entre el gentío y los diversos niveles con una habilidad increíble.

-Quién fuese niño de nuevo para vivir la vida tan intensamente –opina Erwynd; en su siempre sonriente rostro se refleja una pincelada de añoranza y pena cuando observa lo felices que parecen los niños jugando aquí y allá, pero se borra tan rápido como aparece-. ¡Cómo se nota que acaban de salir de sus lecciones!

Algunos se acercan al anciano para saludarle y contarle lo que han aprendido hoy, y Erwynd se muestra tan paternal con estos que Kayra empieza a plantearse lo que hay de cierto en lo que su padre le contó acerca de este misterioso hombre.

El resto de los pequeños se sientan en el centro de la plaza a la espera de algo o de alguien. Pasan unos segundos, y un jovencito aparece y toma asiento enfrente del corrillo que inmediatamente guarda silencio, expectante. Los rezagados también se unen ansiosos al grupo y el muchacho comienza a contarles un cuento, un cuento que habla de un niño que vive en un mundo de seres mágicos y corre grandes aventuras. Los boquiabiertos niños estallan de placer cuando el protagonista del cuento vence a cada uno de los monstruos a los que se enfrenta; vitorean y celebran las conquistas y aplauden con entusiasmo cuando el cuento acaba con un glorioso y triunfante final.

Con ganas de más, animan al muchacho a que les cuente otro más. Este comienza con una leyenda sobre los bosques y sus misterios, pero algunos, que parece que se aburren con este tema, comienzan a cuchichear y a interrumpir el relato.

-Si no dejáis de molestar, no volveré a contaros ni un solo cuento más –amenaza el chico harto de los parones y el barullo.

Algunos reprenden a los que alborotan pero estos se manifiesta descontentos con las historias, acusándolas de reiterativas. Ante tales críticas, el joven decide cambiar de estrategia.

-Así que os aburren los misterios de este gran bosque, ¿eh? Entonces no querréis saber nada acerca del demonio deforme que atormenta a los viajeros y se alimenta de niños extraviados…

Al oír tan suculenta presentación, los infantes suplican y alientan al muchacho para que continúe con su historia. Entonces el cuentacuentos se pone en pie y con aire teatral comienza la narración.

-Este bosque alberga toda clase de criaturas: criaturas bellas y horrendas, mas también buenas y peligrosas; y entre las peligrosas, las peores, se encuentra el demonio deforme que habita en lo más profundo de nuestro gran bosque. Nadie le ha visto nunca realmente, ya que se dice que quien logra hacerlo jamás vuelve a ver la luz del sol. Cuenta la leyenda que el demonio es hijo de los seres que habitaban aquí hace eras; que era el hijo del mismísimo rey de esta ciudad que, avergonzado por el monstruoso aspecto de su primogénito, quiso deshacerse de él. Sin embargo, su madre, la reina, que no quería que nada malo le pasase a su pequeño por muy horrible que fuese, buscó la forma de mantenerle con vida aunque eso supusiese que no pudiese vivir en su mundo con los de su raza. Sabedora de que en los lindes del bosque habitaban criaturas nuevas y frágiles de aspecto similar al suyo, se decidió a pedirles que cuidasen de su hijo.

>>La noche siguiente del nacimiento del bebé, cuando el rey se disponía a mandar ejecutar a su retoño, la reina descendió desde su elevado palacio y huyó entre la oscuridad en busca de esas criaturas, que se hacían llamar hombres, a las que dejaría a cargo a su hijo –los niños, que han estado muy atentos hasta ahora, manifiestan su emoción-. Cuando la hermosa reina al fin alcanzó la casita donde habitaban, sintió miedo por primera vez en su larga vida al no saber cómo sería recibida por estos seres con los que nunca nadie de su gente había tenido contacto alguno. Aún con todo, se armó de valor y llamó a la puerta –entonces el joven escenifica los golpes que da el personaje en la puerta diciendo en voz alta “toc, toc, toc”, cosa que los chiquillos repiten alegremente-. Y, tras unos instantes, una luz nace dentro de la casa y una criatura con asustado aspecto entreabre la puerta. Se sorprende y asusta a la vez al ver ante su puerta a tan enorme y hermoso ente. Su apariencia es similar a la de cualquier mujer de su raza, pero su gran tamaño y sus exóticos rasgos, además de un tenue resplandor verdoso que emana de sus ojos, confirma su extraordinaria procedencia. “No temáis, buen señor que nada malo pretendo. Vengo apelando a vuestra compasión pues necesito de vuestra ayuda”, dijo la reina justo a tiempo para evitar que el hombre cerrase la puerta. Y este, aunque dubitativo, aguardó unos segundos a la espera de la explicación del bello ser. “¿Quién o qué sois, mi señora?”, preguntó el campesino confundido, pues aunque había oído hablar de leyendas sobre bellos y civilizados seres que habitaban los bosques desde que los hombres poseen memoria, jamás había visto uno en todos sus años de vida. “Vengo del reino del bosque, y allí he de regresar lo antes posible por ello debéis escuchar mi petición”, le respondió con premura. Entonces le enseñó lo que entre sus brazos llevaba, y justo en ese momento la esposa del campesino asomó por detrás de su esposo y no pudo evitar acercarse a la reina y tender los brazos a aquella pequeña criatura que lloriqueaba envuelto por unas ricas mantas. “Este es mi desafortunado hijo, Bastiem”, y la esposa del campesino le observó con ternura pese a su desafortunado aspecto. El bebé emitió un chillido y sonrió, y la mujer se enterneció. “Os suplico que le acojáis y lo criéis como si de vuestro hijo se tratase. En mi pueblo corre peligro…”, les pidió y antes de que pudiese acabar de hablar, la campesina le dijo que sí, que no hacía falta que dijese más, que ellos le cuidarían. “Pero, querida, no tenemos casi alimento para pasar el invierno nosotros, ¿qué haremos cuando las cosechas vayan mal, o cuando las vacas no nos den más que leche agria?”, preguntó angustiado su esposo. “Cada estación recibiréis alimento en abundancia como pago por vuestro favor”, dijo la reina de los bosques. Más aliviado ante la idea, el hombre accedió a las peticiones y ruegos de su mujer, puesto que ellos por desgracia no habían podido tener hijos. Cuando la hermosa reina se dispuso a irse, agradecida con esos seres frágiles de reciente creación que habían demostrado poseer un enorme corazón, les prometió que una vez cada año descendería desde su elevado reino para ver a su retoño y que si estaba contenta con cómo le estaban cuidando, haría que sus cosechas floreciesen y creciesen fuertes y sanas.

-¡Primavera¡ eso es la primavera –vociferan algunos niños mientras el muchacho se toma un respiro.

-Año tras año, el bebé se hacía mayor, y año tras año, las cosechas germinaban y daban frutos en abundancia, y nunca faltaba la comida en la mesa. El pequeño Bastiem crecía sintiéndose querido, ajeno a su extraño aspecto, mas su anciano padre, en el día de su decimosexto cumpleaños, enfermó gravemente y pocos días después falleció. Bastiem se sintió tan apenado por ello que se adentró en el bosque solo, cosa que le habían prohibido sus padres. Deambuló sin rumbo durante días, sin tener una percepción clara de cuánto tiempo había pasado, hasta que un día al fin regresó a casa. Para su sorpresa, no había nadie en casa y parecía que hacía mucho que nadie habitaba la casa. “Pero, ¿Cuánto tiempo he estado fuera?”, se preguntó. Extrañado, esperó y esperó mas nadie apareció, hasta que un día la hermosa reina cumplió con su habitual visita anual. Nunca habían cruzado palabra, para así salvaguardar la identidad de su pequeño, pero la reina al encontrarle tan triste y solo no pudo soportar verle así por lo que se le acercó. “¿Qué haces aquí tan solo, pequeño? ¿Dónde están tus padres?”, le preguntó y el chico, que no podía hablar, se encogió de hombros y se echó a llorar. La bella dama le consoló durante horas y, aunque debía volver antes de despertar sospechas, se quedó haciéndole compañía. El rey, viendo la tardanza de su esposa, ya se temía lo peor y mandó una patrulla en su busca. Y cuando la encontraron, junto al deforme Bastiem, el rey se enfureció tanto que lo encerró en lo más profundo del reino, le colocó una máscara y lo aisló de todo y de todos para que nadie viese a tan horrible ser fruto de su sangre.

>> Los años pasaban y su desconsolada madre, lloraba y lloraba cada día por su pequeño hasta que una noche se las ingenió para llegar hasta su celda, y con la ayuda de algunos hombres leales, consiguió liberarle. “Vete y nunca regreses, mi querido niño. Sé libre por los dos y cuídate de todos aquellos que te odian sólo por ser como eres”. Y así lo hizo. Huyó y se cobijó en las profundidades del gran bosque. Los años pasaron, y las eras también, y el tiempo consigo se llevó a la hermosa civilización de los bosques y trajo a los hombres, que nunca se habían atrevido a adentrarse en él. Hombres como sus queridos padres. Y, recordando lo buenos y amables que habían sido con él, no dudó en acercarse a estos que, al verle, le tacharon de monstruo y lo repudiaron, encerraron, castigaron y torturaron durante años.

>> Y la crueldad de aquellos que le temían sólo por su aspecto le convirtió realmente en un monstruo.

Los niños ojipláticos, habían guardado tal silencio que se podía oír la voz del joven cuentacuentos en cada rincón de la plaza. Hasta algunos adultos que se habían parado a escucharle se habían quedado sin palabras.

-Entonces, ¿odia a los hombres porque fuimos malos con él? –reflexiona una niña en voz alta.

-Eso es lo que cuentan las leyendas. Todo aquel hombre que se le acerca o se topa con él, muere entre terribles sufrimientos. Por eso no debéis vagar nunca solos por el bosque.

Preocupados ante tal fatal destino, todos asimilan lo peligroso que es descender y vagar por el bosque, no al menos hasta que fuesen lo suficientemente grandes y fuertes para poder hacerlo.

-¿Y cómo es el demonio? –pregunta otro pequeño.

-Dicen aquellos que le han visto, o creen haberlo hecho, que tiene un gran tamaño, pero que camina encorvado debido a una enorme joroba que corona su cuerpo. Tiene brazos fuertes y se mueve con gran agilidad por los bosques, que son su hogar –responde, imitando la postura y cogiendo a un par de niños asustados a los que acaba haciendo cosquillas-. Además tiene unos ojos que llamean con verdor, mas cuando se enfada, se transforman monstruosamente.

El corazón de Kayra da un vuelco. El cuentacuentos había descrito algo muy parecido a la silueta que en varias ocasiones había visto desde que estaban en estas tierras boscosas. La primera vez que la vio no pudo evitar que la desconfianza y el temor se apoderasen de ella, sin embargo, la segunda vez, no pudo sino sentirse agradecida ya que estaba convencida de que la había ayudado a encontrar las plantas que salvaron la vida de Tafari.

Está sumergida en sus contradictorios pensamientos hasta que la voz de Erwynd le sugiere que regresen al consistorio.

Por el camino, un apurado Zoltein aparece. Se planta frente a ellos y comunica a Erwynd que han surgido unos problemas con algunos miembros de la comunidad, que se solicitaban sus servicios.

-Uno no puede tomarse un día de descanso sin que surjan problemas, ¿eh? –manifiesta el anciano, y se despide de la norteña-. Siento tener que abandonaros, querida niña, pero el deber me llama –se gira hacia Zoltein y dice-: Cuidadla.



30
Onar pasea por la ciudad colgante junto con Rostam, que ya ha conseguido dominar su pánico a las alturas, y quedan embelesados con sus paisajes y gentes. Conversan mientras caminan y se recrean con las variopintas costumbres de los que allí habitan.

En uno de estas caminatas se cruzan con Argus que va acompañado por la hermosa Runa. Esta habla animada con el norteño que se mantiene callado la mayor parte del tiempo escuchándola atentamente, mas en contraposición con su habitual semblante estricto, ahora se muestra relajado y hasta esboza alguna sonrisa que otra.

Los hombres del desierto pasan un rato agradable charlando con algunos lugareños, hasta que de pronto Rostam dice:

-¿No es aquella de ahí la reina Kayra? –señala hacia un puente que cruza por debajo de la plazuela en la que están sentados disfrutando del panorama.

La joven camina conversando alegremente con Zoltein, y Onar no puede evitar sentir cómo una sensación amarga y cálida le emerge desde el estómago y sube a toda prisa hasta instalársele en la boca. Se siente irritado al ver cómo su aliada hace tan buenas migas con estos extraños que, aunque se estaban portando francamente bien con ellos, no dejaban de ser gente de la que desconfiar, y más irritado se siente aún al verla con el líder del grupo que les capturó. Algo en ese chico no le gusta y no puede evitar que un sentimiento de odio totalmente visceral se apodere de él.

-Se ve que se lo pasan bien los norteños aquí –reflexiona burlonamente Rostam. Al notar que su comentario jocoso no ha surtido el efecto esperado, y que su señor sigue tenso, le propone-: Vayámonos a saciar la sed; si en este sitio hay alguna cantina o taberna, sin duda la encontraremos.



El banquete que les preparan para la cena es tan variado como la noche anterior, aunque más íntimo. Los que van llegando ocupan su lugar y aguardan al resto. Onar ya está situado cuando Kayra hace acto de presencia, y trata de evitar dirigirle la mirada. Los últimos en aparecer son Tafari y Alika y todos se alegran al ver cómo el hombre de la tribu roja apenas cojea.

-Tenéis muy buen aspecto, compañero –dice Rostam dándole un par de palmadas en la espalda.

-Es todo gracias a Oddur y a su valioso don para la curación.

Oddur, que se ruboriza, se quita méritos con un ligero gesto de la mano. Todos toman asiento en la misma mesa y Kayra no puede evitar notar que Onar la rehúye, lo que le hace pensar en que quizás sería de recibo disculparse con él por la falta de respeto al no tenerle en cuenta en la decisión de permanecer en Logó Falhu; a fin de cuentas, le debía gratitud tanto a él como a sus hombres por ofrecerse sin reparos para la temeraria misión que les propuso. “Hablaré con él tras la cena”, piensa mientras Erwynd entra en la sala y todos los allí reunidos comienzan a degustar las deliciosas viandas.

Una vez tienen llenos los estómagos, la mayoría de los comensales se retira a descansar. Uno de los primeros en hacerlo es el príncipe Knöt, que se excusa y se marcha diligentemente de la sala. Entonces Kayra se dispone a ir tras él para poder mantener una conversación, cuando Erwynd se le acerca y se sienta junto a ella.

-Mi querida señora, creo que ha llegado el momento de que vos y yo conversemos acerca de mi problemática fama allá por tierras del norte –le dice con los labios apretados pero sonrientes. Aunque el tema que van a tratar no es del todo cómodo, no puede eludir la situación por más tiempo, así que Kayra decide posponer la charla con Onar.

El resto de la compañía se marcha de la sala dejando a la reina Griundel y al anciano a solas. Este solicita una botella de un espeso licor verdoso que un jovencito le trae prestamente para luego retirarse también.

-No es que quiera importunaros con el tema en cuestión, pero entenderéis que la reputación es un bien muy preciado para un hombre y que esta se vea mancillada es cuanto menos frustrante –continúa una vez que todos se han marchado; le sirve un vaso del fuerte licor a Kayra y se sirve otro para él.

-Bueno, yo era demasiado joven para recordarlo, pero mi padre no parecía tener muy buen recuerdo de vuestra persona.

El anciano arruga la boca, como si hubiese recordado algo desagradable, y se bebe de un trago el vaso de licor. Cuando lo está rellenando de nuevo, dice:

-Yo quería mucho a vuestro padre, ¿sabéis? Hubiese dado mi vida por él con solo pedirlo, pero a veces las circunstancias no son las que nos gustarían que fuesen.

Y la sala enmudece durante unos instantes.

-¿Qué pasó, Erwynd? ¿Qué puede ser tan grave para que se ponga en duda vuestro honor?, ¿para que pasarais de ser uno de los hombres de confianza de mi padre a ser considerado un enemigo, un traidor a la corona? –pregunta Kayra concisa con aire severo.

El anciano resopla y se acicala la rala barba con gesto pensativo. Sus ojos recorren de punta a punta las aristas de la mesa de madera con nerviosismo.

-Las cosas no son blancas o negras, jovencita, y eso es algo que aprenderéis con los años. A veces podemos ser fieles a nuestros principios y otras veces debemos saltárnoslos por el bien de los demás y el de uno mismo.

-Jamás sería capaz de ir en contra de mis principios, de mis valores. Eso solo lo hacen los necios.

-O los prudentes. Como ya os he dicho: no todo es blanco o negro –puntualiza el anciano. Ante la expresión de negación de la joven norteña, prosigue -: ¿Y si os dijesen que tenéis que escoger entre vuestra propia integridad y la de las personas que queréis y respetáis?

“Conservar mi integridad ante todo”, es lo primero que se le viene a la cabeza, mas cuando se para unos segundos a reflexionarlo, es consciente de que incluso ella misma ya ha traicionado en alguna que otra ocasión sus propios principios en pos del bien de su pueblo y de sus seres queridos.

-¿Vuestro padre os contó algo más de mí aparte de que me considerase un traidor? –pregunta Erwynd, y al no obtener respuesta, profiere una amarga risotada-. Veo que no soy más que un fantasma para los de mi propia sangre.

La confusión hace mella en la norteña y, a pesar de lo habituada que está a ocultar sus emociones, no puede evitar arquear las cejas y torcer el labio en señal de duda.

-Bueno, en ese caso supongo que me tocará a mí desvelaros la verdad. Yo nunca traicioné a vuestro padre, simplemente me marché sin despedirme y supongo que se le partiría el corazón. No todos los días se pierde a un hermano.

-¿Hermano? –repite Kayra anonadada.

-Hermanastro más bien. Soy el hijo bastardo de vuestro abuelo, el rey Kolt.

El mundo se detiene tan de golpe para Kayra que siente con fuerza cómo le da un vuelco al corazón. La imagen de su padre abrazando al que ha resultado ser el gobernador de esta ciudad le viene a la mente. No es que para Krël fuese un hombre de su confianza, es que se trataba de su hermano.
Erwynd se bebe el vaso de una sentada y resopla antes de continuar.

-Vos erais aún una niña cuando me marché de Aldgar. A pesar de ser un bastardo, vuestro abuelo decidió darme la oportunidad de compartir su techo; no tendría privilegios ni títulos, pero no pasaría hambre y no sería el objetivo de alguna maniobra conspiratoria. O al menos eso solía decir –recuerda, y se sirve otro trago-. Cuando Krël fue coronado, temí mucho por mi situación. Vuestro padre y yo nos teníamos en alta estima, mas los ojos de algunos indeseables se fijaron en mí y en todo lo que mi sangre podía darles. Me ofrecieron todo tipo tratos y beneficios, y rechacé todos y cada uno. Le debía tanto a la corona que no podía negarle a su legítimo heredero.

Coge el vaso y juguetea con él entretanto lo mira con un destello de melancolía en sus ojos, luego mira a Kayra y dice:

-Erais tan pequeña, tan frágil cuando tuve que alejarme de allí…

-¿Y por qué tuvisteis que hacerlo?, si lo que decís es cierto, demostrasteis vuestra lealtad rechazando los planes conspiratorios en contra de mi padre. ¿Qué paso para que mi padre, aún con todo lo que hicisteis por amor a él, os considerase un traidor hasta el último de sus días? –pregunta Kayra una vez recompuesta tras la conmoción inicial; las palabras van saliendo de su boca con cada vez más convicción y seguridad mostrándose casi desafiante.

Algo de lo dicho provoca una fuerte y breve presión en el pecho del anciano. Que su rey, su querido hermano, se hubiese marchado de este mundo con la idea de que su hermanastro era un traidor le causa gran pesar y dolor.

-Pocos meses después de que cumplieseis cinco años, hubo algunas revueltas y levantamientos civiles. El sur moría de hambre gracias a las escasas cosechas, mientras que el norte seguía solicitándoles alimento con la excusa de ser los que guardan la barrera. El sur se encendió como nunca antes lo había hecho y vuestro padre me envió con algunos hombres para tratar de calmar las cosas. Mientras tanto, vuestro abuelo agonizaba moribundo –se detiene unos segundos en los que toma una larga bocanada de aire y cierra los ojos con fuerza antes de continuar-. Intentamos apaciguar la ira de los pueblos del sur, y tuvimos bastante éxito, hasta que volvió a aparecer la sombra de la conspiración. Sin apenas darme cuenta, medio reino clamaba porque me enfrentase a mi hermano por la corona y no podía hacer nada por remediarlo. Me utilizaron de cabeza de turco, y vuestro padre llegó a creer que realmente yo estaba detrás de todo. Tras un grave conflicto, y numerosas bajas, decidí que mi sitio ya no estaba en aquellas tierras y me marché sin más. No podía soportar la idea de alejarme de mis seres queridos, pero era más seguro para todos si salía de sus vidas. Vagué sin rumbo fijo durante un par de años, hasta que el destino me puso en este lugar donde rehíce mi vida y prosperé- culmina su relato con renovado entusiasmo.

-Entonces, mi padre estaba equivocado… -musita la joven, que todavía trata de asimilarlo todo.

Erwynd asiente parsimoniosamente. Cuando Kayra abre la boca para dar alguna clase de disculpa, Erwynd levanta la mano y la lleva hasta los labios de la chica sin llegar a tocarlos.

-Nada de lo que digáis cambiará lo que en aquellos días pasaron. Nada de lo que digáis me devolverá la reputación ni hará que mi buen hermano regrese del gran paraíso para cambiar lo que pasó. Quería que al menos, mi querida sobrina supiese la verdad, y no hay nada por lo que disculparse, querida mía.

Una agradable sensación de ternura recorre el cuerpo de la chica que no puede controlarse y se lanza a abrazar al anciano, que se sorprende gratamente pues sabe que mostrar sentimientos tan abiertamente no está bien visto en el reino Griundel. Le responde al abrazo y le da un par de palmaditas en la espalda. Las lágrimas asoman en el aterciopelado rostro de la norteña que trata de contenerlas con poco éxito, siendo luego secadas por los recios dedos del anciano.

-Será mejor que dejemos la charla por hoy –propone Erwynd con la voz conmovida sonriendo. Kayra asiente y le devuelve la sonrisa mientras se enjuga las lágrimas.

Se despiden con un largo abrazo y una extraordinaria sensación de felicidad.



-¿Qué hacéis aquí? –pregunta Onar al reconocer la silueta de Oddur en la oscuridad del pasillo al que dan a parar sus aposentos.

-No podía dormir. Y veo que vos tampoco.

Ha salido de su habitación porque no paraba de dar vueltas en la cama inquieto. Una desagradable sensación de desazón de la que desconoce el motivo le tiene desvelado y tenía tanto calor y está tan sudoroso que ha salido con el pecho al descubierto en busca de un poco de aire fresco que temple sus nervios. Oddur está sentado en la baranda del balcón, en un equilibrio perfecto y cómodo. Una tenue luz rojiza se enciende de forma intermitente y le ilumina parte del rostro por unos segundos tras los que una densa nube de humo difumina parte de su silueta. Cuando Onar se le acerca, le ofrece de la aromática pipa que está disfrutando y este le acepta un par de caladas.

-¿Y a vos qué os inquieta, si puedo preguntar? –dice el príncipe tras exhalar una gran nube.

-Saber cómo estarán los demás allá por Andor mientras que nosotros estamos aquí pasando unas agradables vacaciones –le responde con resaltado sarcasmo al final, mas su tono general es melancólico.

Otra nube emerge de la boca del joven norteño y ambos respiran profundamente mientras el humo surte su relajante efecto.

-Puede que tenga que deberle lealtad a mi reina, pero no estoy tan seguro de que estar aquí haya sido buena idea –reflexiona Oddur en voz alta, para sorpresa del príncipe del desierto-. Es más, me parece lógico que estéis molesto por ello; decidir por los demás, cuando no todos somos sus súbditos, puede herir mucho el orgullo.

-¿No creéis que sois poco prudente hablando conmigo de estos menesteres?

-¿Por qué?, yo cubro vuestras espaldas y vos cubrís las mías –responde Oddur mordaz con una media sonrisa. Está claro que hace referencia al incidente del estanque de días atrás-. Además, nadie puede poner en duda mi lealtad a la corona Griundel y menos aún a quien la porta.

Tras unos instantes en silencio, Onar se manifiesta:

-¿Daríais vuestra vida por ella, no es así?

-Sin dudarlo.



31
El ruido de unos pasos que se aproximan les interrumpe de súbito. Entre la negrura se distingue una silueta estilizada y contorneada, mas la escasa luz no permite desvelar nada más sobre la identidad del caminante hasta que no está a pocas zancadas de ellos.

Cuando la tenue luz de la luna hace su efecto, los ondulados cabellos dorados de la hermosa reina Griundel brillan con un misterioso color plateado y su habitual piel pálida luce perlada, lo que le da un aspecto inquietantemente fantasmagórico.

O al menos eso le parece a Onar.

-¡Mi señora! –exclama Oddur dando un salto de la baranda y tratando de disipar el humo que acaba de emanar de su boca.

-Tranquilizaos, Oddur, no hay nada por lo que temer –comenta tranquilizadora con una tímida risotada al reconocer el dulce aroma que desprende lo que andan fumando-. ¿Os importa si os hago compañía?

Mira a ambos hombres a la espera de alguna respuesta y estos se encogen de hombros. Al principio permanecen callados, algo tensos, y más aún cuando Kayra se percata de que el príncipe Onar va bastante destapado. Reconoce el imponente y escultural físico del gran guerrero que es y nunca ha dejado de admitir que posee una belleza exótica increíblemente magnética, ayudada ahora por unos geométricos tatuajes que le recubren sendos antebrazos y un enorme y labrado rosetón que ocupa gran parte de su amplia espalda. Pero no estaba allí para recrearse en esas cosas, se recuerda.

-¿Vos tampoco podíais dormir? –pregunta al fin Oddur rompiendo el tenso silencio.

-Aún ni lo he intentado. Vengo de mantener una entretenida y clarificadora charla con Erwynd –responde con cierto sarcasmo, mas puede sentir cómo el joven del desierto se ha puesto aún más tenso al oírlo. Pide a su hombre que le pase la pipa, a la que da un par de caladas profundas, y cuando se la devuelve, prosigue -: Y ahora me toca mantener otra con su alteza Knöt, si está de acuerdo con ello.

La sorpresa de Onar es manifiesta, y aunque trata de contener su lengua, no puede controlar que en su mente resuene un “¿Ahora sí que os importa mi opinión?”. Sin embargo, se limita a asentir en señal de aprobación y Oddur se retira lo más rápida y sigilosamente que es capaz.

Kayra toma una larga bocanada del fresco aire que les rodea y trata de ordenar sus ideas antes de comenzar a hablar.

-Tengo algo importante que contaros, aunque me hicieron prometer que no lo haría…

-Eso me suena –musita mordaz el joven.

-Sí, bien, creo que me lo merezco –dice Kayra tomándoselo con algo de humor y relajando el ambiente; luego su expresión se agrava-. Pero esto es bien serio, mi señor. Nuestro enemigo, el reino Martu, sabe de la existencia de esta compañía.

Y aunque la escasa luz ayuda a mantener oculto su creciente temor, la sangre se congela en sus venas y empalidece al instante como hiciera Kayra cuando supo de esta noticia.

-¿Saben quiénes formamos el grupo y lo que pretendemos? Pero, ¿cómo…? –pregunta en un hilo de voz.

-No creo que sepan qué pretendemos o quiénes componemos en realidad el grupo –trata de calmarle Kayra-, pero sin duda tendremos que ir con extremo cuidado. Han ofrecido una recompensa por nuestras cabezas y esos rumores ya están alcanzando a estas tierras.

-¿Y cómo lo sabéis?

-Erwynd me lo contó la pasada noche.

-¿No creéis que es injusto todo esto?

-¿A qué os referís? –pregunta la chica confusa.

-A que no sólo decidís por vuestra cuenta nuestra estancia aquí, sino que encima me ocultáis una información tan crucial –le aclara Onar, pero su tono no es irritado como cabría esperar, es de inquietante decepción lo que descoloca mucho más a Kayra.

-Yo…Supongo que os debo una disculpa –dice arrepentida la norteña-. Estoy bajo tanta presión siempre que a veces me olvido del mundo que me rodea. Mi soberbia es mi peor enemiga. Lamento mucho que os hayáis sentido ninguneado, príncipe Onar.

Agacha la cabeza sumida en una gran vergüenza. Y aunque Onar sigue resentido, valora la utilidad que para su gente puede tener que riñan así entre ellos. Haya obrado mal o bien, el que ahora se enfrentasen por una minucia semejante no convenía a nadie. Se serena y dice:

-Es evidente que la pierna de Tafari necesitaba reposo y, sea más o menos de fiar esta gente, nos convenía hacer un alto en el camino –se apoya en la baranda cansado, y prosigue -: Además, no nos están tratando nada mal aquí aunque no alcance a comprender el por qué de que actúen así.

Esboza una media sonrisa y Kayra le imita.

-En realidad, somos huéspedes porque les es conveniente que así lo seamos –comenta la chica, y ante el gesto de duda de Onar, le explica el interés de Erwynd por preservar la nobleza de su pueblo ocultándoles en la medida de lo posible los rumores sobre la recompensa que por ellos se ofrece -. Es curioso cómo todo se reduce al interés. Mas, sea por el motivo que sea, aquí estamos a salvo.

Pero algo perturba de repente al joven príncipe.

La pasada tarde, él y Rostam habían estado buscando algún tipo de taberna donde poder tomar unos tragos y evadir la mente, y tras una buena caminata por la enorme ciudad, al fin encontraron una. En el lúgubre lugar, el olor a alcohol y el humo impregnaban cada rincón, y aunque estaba bastante vacío, en una mesa un grupo de hombres charlaba animadamente. A los pocos minutos de estar allí, cuando el camarero les estaba sirviendo el primer vaso, otro grupo de hombres entró, lo que produjo que la sala enmudeciese de golpe. La tensión era palpable. Los hombres que ya estaban allí bajaron el tono casi atemorizados. Hasta al dueño de la taberna se le cambió la cara por completo, aún así, se les acercó diligentemente para servirles.

Estos misteriosos hombres tomaron asiento en una mesa a pocos metros de los miembros de la compañía, no sin antes echarles una crítica mirada. Una vez sentados, la tensión disminuyó y empezaron a charlar con fanfarronería y altanería, por lo que Onar y Rostam dejaron de prestarles atención.

Pasado un rato, un furtivo comentario les hizo recobrar el interés. Los hombres hablaban sobre lo hartos que estaban del gobierno actual de su ciudad, y entre berrido y berrido, proponían que uno de ellos, un tal Viko, fuese quien les dirigiese una vez que cayese “el viejo”, como llamaron con desprecio a Erwynd.

-Ya está bien de tanta tontería y de tanta norma –dijo el tal Viko, y los demás le vitorearon-. Ya bastante nos cuesta mantenernos a nosotros como para estar siempre acogiendo a viajeros extraviados –se quejó señalando de soslayo a los Knöts; otro vítor más-. ¡Ya está bien de tanto secretismo! Ha llegado la hora de un cambio, viejo. Pronto cambiarán las cosas por aquí, amigos míos.

Y todos estallaron en risas y comentarios de aprobación. Algo en el tono de esa última frase inquietó a los hombres del desierto, mas acabaron quitándole importancia pasados un par de tragos.

“No estaría yo tan seguro de que aquí estemos a salvo”, se dice para sí recordando aquel incidente.

-Si no tenéis nada más que decir, yo … -manifiesta Onar observando el largo rato en silencio que llevan.

Kayra no le contesta. Parece pensar algo tan ensimismadamente que no ha oído al chico, por lo que este decide retirarse, mas cuando está a punto de abrir la puerta de sus aposentos y desearle buenas noches, Kayra se manifiesta.

-¿Sabéis lo mejor de todo? –pregunta retóricamente-. Que al final todo queda en familia.

Da media vuelta y se marcha sin más, dejando al muchacho ciertamente desconcertado.



En el ala de las chicas, Alika y Cyra están también charlando disfrutando del fresco aire de la noche. Cuando Kayra se les acerca para unírseles, Cyra muestra una mueca de descontento y se retira antes de que Kayra las alcance. Percibiendo que Cyra le ha huido, le pregunta a Alika:

-¿Sabéis si le pasa algo?

A lo que la chica de tierras salvajes no sabe dar respuesta, y se limita a encogerse de hombros con el gesto torcido. Decepcionada, la reina decide que ha tenido suficientes problemas por ese día.


http://diamantesysangre.blogspot.com.es/ ©Erika Mayo León 2014


Última edición por Muerte el Dom Jun 29, 2014 3:17 am, editado 2 veces en total
Arriba
 Perfil  
 
 
NotaPublicado: Sab Jun 14, 2014 4:26 pm 
Avatar de Usuario

Ladronzuelo
Registrado: Mié May 14, 2014 10:34 am
Mensajes: 12
Desconectado

32
-¡Vamos!, necesito que los arqueros y que todos aquellos que sepan tirar con arco se aposten en lo alto del muro norte –ordena sin titubeos Erol.

Audris y sus hombres obedecen al viejo general Knöt sin reparos. Ya no hay líderes ni altos rangos de los que acatar órdenes, ya solo se tienen los unos a los otros para hacer frente de la mejor forma posible a su fatal destino.

La supervivencia es lo único importante.

-¡Daos prisa! –dice Audris mientras suben las escalinatas que dan a parar a lo alto del muro. Una vez están arriba, se colocan cada uno a varios metros de los otros para así cubrir más terreno-. ¡En posición!

El enemigo es más numeroso que en los pasados ataques y su fiereza también se ha acrecentado. Se les ve decididos a conquistar a toda costa la gran ciudad dorada. Entre las tropas que se mantienen a la retaguardia, Biefrin se recrea al pensar que solo es cuestión de tiempo que el gran rey Taerkan se postre a sus pies.

Los arqueros cargan y apuntan hacia los numerosos soldados que corren en dirección al muro, derribando a un número ínfimo de enemigos, así que cargan de nuevo. Repiten la operación varias veces más, hasta que estos alcanzan los muros y unas altas escalinatas surgen de entre la marea negra, elevándose, tratando de alcanzar las altas almenas de los muros de Kanbas.

Consiguen repeler las primeras tentativas, mas cada vez es más ardua la tarea de contenerlos.




El ruido de algo que le parece un espejo o un cristal rompiéndose estruendosamente en el silencio de la noche, la despierta de súbito. Kayra se incorpora de inmediato en la cama y, casi sin respirar, aguarda en silencio ante cualquier otro sonido. Pero nada más se oye en casi un minuto por lo que se decide a regresar a sus mundos de ensoñación pensando que no ha sido más que fruto de su imaginación o que ha sido producto de un accidente puntual de alguien.

Un golpe fuerte y seco la vuelve a alertar, y acto seguido otros tantos golpes y pasos fuertes resuenan en la habitación contigua. Coloca la oreja sobre la pared para cerciorarse del origen del murmullo y, aunque hay una densa capa de madera que amortigua todo sonido, distingue una voz masculina que habla en tono bajo. No eran imaginaciones suyas; el ruido provenía de la habitación de Alika. “Algo está pasando”, piensa, se pone en pie con toda la cautela de que es capaz y mira a su alrededor en busca de algo que le sirva como defensa. La escasa luz de la luna que entra por el ojo de buey de la puerta no es de gran ayuda y no ve nada que le sirva hasta que se fija en una pequeña mesa que hay junto a la cómoda. Se lanza a por esta a la que da la vuelta, con extremo sigilo, y trata de desmontarle una de las patas tirando con firmeza de ella. Tras varios intentos, la pata empieza a ceder y es al cuarto al que consigue hacerse con ella, y justo a tiempo, pues una sombra asoma por el ojo de buey.

De un salto se coloca tras la puerta y, de repente, esta se abre con violencia; varias siluetas se adentran en la estancia y se dirigen con decisión a la cama donde hasta hace unos minutos yacía plácidamente la norteña.

-No está aquí –susurra una voz.

-¿Cómo que no está? –pregunta otra voz confundida-. Si esto sale mal, no sabes lo que nos hará.

-Lo sé, pero no está –le responde la primera voz con desespero.

Una de las sombras se recrea en la cama, la palpa y dice:

-Aún está caliente.

La otra sombra deambula por la habitación hasta que se percata de la posición antinatural de la medio desmontada mesilla. Cuando va a comunicárselo a su compañero, Kayra emerge de entre la oscuridad y le propina un duro golpe en la cabeza que le hace caer desplomado. El fuerte ruido de la caída alerta al otro intruso que desenvaina la espada corta que lleva en el cinto y ataca a la joven. Esta esquiva las torpes estocadas y frena otras tantas con la resistente pata de madera.

-Dejad de resistiros, no tenéis nada que hacer –dice el intruso con jadeos entrecortados.

Queda manifiesto que lo suyo no es la lucha con espada. Sus movimientos son poco eficientes y la fuerza empleada en cada estoque es desmedida para luego mantener el equilibrio y el control. De haber tenido su espada, Kayra ya se habría librado de su atacante, mas hace lo que puede con lo que tiene. Esquiva varios ataques más y en el último, que deja al descubierto gran parte del costado de su atacante, le consigue golpear con contundencia. Se oye un intenso crepitar de costillas y el asaltante cae al suelo retorciéndose de dolor.

Aprovechando que se ha desprendido de su espada, Kayra la coge y se le acerca intimidatoriamente.

-¿Quién diantres sois y qué queréis de nosotros? –le pregunta poniéndole la punta de la hoja en el gaznate. Viendo que se muestra poco colaborador, le oprime las costillas rotas.

-No os diré nada, da igual lo que me hagáis, ellos vendrán cuando vean que no volvemos –le responde escupiendo algo de sangre. Sonríe abiertamente con los dientes envueltos por una fluida capa escarlata y, tras varios carraspeos sanguinolentos más, expira.

Kayra echa un ojo a su alrededor. La sangre del que recibió el golpe en la cabeza invade la estancia, reluciendo con la luz de la luna, y el rostro sonriente del que acaba de morir le dan un aspecto siniestro a la escena.

Deja de recrearse cuando oye el rumor de unos pasos que se aproximan. Sujeta con fuerza la espada y se dirige con extremada cautela hacia la habitación de Alika.
Tras asomarse con precaución, y no ver a nadie en el pasillo, aprieta el paso y descubre que la puerta de la habitación está abierta de par en par y que tras esta, tirada en el suelo, está la joven de tierras salvajes.

-Alika. ¡Alika! –la llama mientras le da media vuelta y le palpa el pulso. Está viva, malherida e inconsciente, pero viva.

De repente cae en la cuenta de que Cyra ha podido sufrir la misma suerte y se ve obligada a ir en su ayuda. Los rumores de pasos son cada vez más evidentes y no puede arriesgarse a averiguar si se tratan de amigos o enemigos. Sale de la habitación convencida de que aún están lejos, cuando se topa de bruces con dos hombres enmascarados que le cortan el paso.

-Vaya, vaya, vaya. Estos extranjeros no dejan de sorprenderme –ríe uno de ellos.

Los hombres desenvainan sus armas y Kayra comienza a retroceder. Debe huir y dar la alerta, pero apenas le da lugar a reaccionar cuando otro hombre que ha aparecido a sus espaldas la sujeta con fuerza y la obliga a soltar la espada. La chica forcejea con fuerza, mas no consigue zafarse de su captor.

El hombre que se había reído se le acerca, observa la expresión de odio y repulsión de la joven y le da una fuerte bofetada que le provoca la risa una vez más. Algo llama la atención de Kayra una vez se recompone del golpe, algo que le es familiar y que cuelga del cuello de quien le habla. Un medallón con un grabado muy peculiar.

-No tenéis nada que hacer, preciosidad –le dice divertido. Luego mira a sus hombres y ordena-: Lleváoslas de aquí antes de que tengamos alguna visita indeseada.

Otros dos hombres aparecen en escena. Uno carga con el cuerpo inerte de Cyra, y el otro se adentra en la habitación de Alika y se la lleva a rastras.

-Lo siento, querida, pero no podéis ver a dónde nos dirigimos. Es una sorpresa –se burla el hombre del colgante y le propina un fuerte golpe en la cabeza que lo torna todo oscuro.



La oscuridad empieza a disiparse y nebulosas imágenes comienzan a vislumbrarse. Siente cómo le zumban los oídos y le pesa la cabeza, también percibe en su boca ese sabor a hierro tan característico de la sangre y el calor de los primeros rayos de sol acariciando su piel. Un ahora pronunciado dolor en muñecas y hombros le lleva a observar sus extremidades superiores y descubre que está atada a un árbol, con los brazos contorsionados de tal forma que sus hombros han estado soportando todo el peso de su cuerpo. Los siente arder con cada ligero movimiento, pero está aún lo suficientemente aturdida para no caer en la cuenta de que ése es el menor de sus problemas.

Un grito desgarrador termina por espabilarla y devolverla a la realidad; cuando dirige su vista hacia el lugar del que proviene, se encuentra con que es Cyra quien ha proferido tan espeluznante alarido. Varios hombres están alrededor de la joven que, atada, protesta, patalea y les lanza todo tipo de improperios. A pesar de la distancia y de que los hombres se interponen en varias ocasiones entre ella y Cyra, logra ver cómo la joven del desierto sangra profusamente por el brazo derecho, mas cuando logra fijarse con más detenimiento, descubre con horror que le falta la mano y parte del antebrazo. Además, un reguero de sangre asoma entre sus desnudas piernas.

Los hombres se ríen fanfarronamente de los insultos y maldiciones que les lanza la tullida muchacha.

Por fin recuerda todo lo acontecido: cómo en mitad de la noche unos intrusos las atacaron y las secuestraron, a ella, a Cyra y a Alika. “Alika”, piensa, cayendo en la cuenta de que no sabe nada de ella. Busca con ansia por todo su alrededor y en un árbol cercano localiza una silueta de mujer, también atada como ella. Sin embargo, y a pesar de que una densa mata de pelo recubre parte de su cuerpo, logra acertar a ver que la piel de la apresada no es oscura como lo sería la piel de Alika.

Con la duda de quién es la mujer que cuelga del árbol inconsciente, oye un gimoteo que proviene de detrás suya.

-¿Alika? –susurra para no llamar la atención de sus captores.

El llanto cesa unos instantes, lo justo para que en un tenue hilo de voz, responda afirmativamente.

-¿Estáis bien?, ¿qué os han hecho? –pregunta con nerviosismo, pero los llantos resuenan de nuevo, renovados gracias a la intervención de Kayra. Imaginándose el mal que le han podido causar, intenta calmarla y sacar en claro ciertas cosas-. Tranquilizaos, todo saldrá bien. Se darán cuenta de que hemos desaparecido y nos encontraran a tiempo. Estoy convencida –aunque le cuesta creer sus propias palabras-. ¿Sabéis dónde podemos estar?, ¿o habéis oído algo sobre lo que quieren de nosotras?

Alika niega las dos veces entre sorbos y gimoteos. Entonces Kayra vuelve a recordar la presencia de esa mujer a la que no logra reconocer y pregunta nuevamente:

-¿Quién es la otra mujer a la que han raptado?

Y por primera vez la voz ronca por los llantos de Alika emite algo más que monosílabos.

-Es la hija del gobernador.


http://diamantesysangre.blogspot.com.es/ ©Erika Mayo León 2014


Última edición por Muerte el Dom Jun 29, 2014 3:18 am, editado 1 vez en total
Arriba
 Perfil  
 
 
NotaPublicado: Mar Jun 17, 2014 6:52 pm 
Avatar de Usuario

Ladronzuelo
Registrado: Mié May 14, 2014 10:34 am
Mensajes: 12
Desconectado

Buenas de nuevo!

Recién salido del horno, después de muchas horas de sufrimiento y de mucho molestar al genio gráfico que me ha ayudado a darle forma, os presento por fin el mapa que enmarca la historia de Diamantes y Sangre.

http://diamantesysangre.blogspot.com.es ... nanna.html

Espero que os guste y sirva para orientarse mejor en la historia. Un saludo a todos/as!


http://diamantesysangre.blogspot.com.es/ ©Erika Mayo León 2014
Arriba
 Perfil  
 
 
NotaPublicado: Dom Jul 06, 2014 2:33 pm 
Avatar de Usuario

Ladronzuelo
Registrado: Mié May 14, 2014 10:34 am
Mensajes: 12
Desconectado

Buenas de nuevo a todos/as:

Hoy vengo a pediros vuestra ayuda y colaboración para un concurso de Amazon, para lo que os dejo el link que os llevará directamente al libro, ya finalizado y listo para descarga(aunque para entrar a concurso tenía que ponerle un precio simbólico) Y esto va como todo, cuántas más descargas y más opiniones, mejor :mrgreen:

Peticiones aparte, espero que os guste y si es así opinéis positivamente jaja ¡Un saludo!

http://www.amazon.es/Diamantes-Sangre-Sombras-Guerra-n%C2%BA-ebook/dp/B00LJGYJF6/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1404572877&sr=8-1&keywords=diamantes+y+sangre)


http://diamantesysangre.blogspot.com.es/ ©Erika Mayo León 2014
Arriba
 Perfil  
 
 
NotaPublicado: Mié Jul 23, 2014 3:24 am 
Guerrero/Brujo
Registrado: Sab Ene 10, 2009 6:17 pm
Mensajes: 434
Desconectado

Buena historia. Sin duda falta la mejor parte. 8-)


Imagen
Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 15 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron

phpBB template "WoW" created in 2006 by Maëvah (ex-Moonclaw)
Powered by phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com