Historia Épica: Lepanto 1571

Escrito por Editor
viernes, 05-09-2008 12:02:24

“La guerra es padre de todos y rey de todos, a unos los hizo dioses y a otros hombres; a unos los hace esclavos, a otros libres.”
Heráclito

Por Martín González Martínez

Espada y Brujeria - Ragnarök - Historia Épica: Lepanto 1571Quince siglos después de que las cuadrirremes de Pompeyo limpiaran el Mare Nostrum de piratas, su cuenca azul, antigua y traicionera, no era ya el centro del mundo (1) . Ahora la prosperidad bullía también, cada vez más vivamente, lejos, hacia el norte y el oeste: en Flandes, Inglaterra, Francia, Alemania…

A pesar de esta realidad, el esplendor de los reinos e imperios meridionales era incomparable. La gigantesca Nápoles, con sus más de cuarto de millón de almas, sus astilleros, sus bancos, sus comercios e industrias de seda, no hallaba rival en Europa, ni tan siquiera en la lejana París. Palermo era un gran emporio comercial y textil, con igualmente enormes y activos astilleros. Sevilla, sobre el bajo Guadalquivir, era financiera y comercialmente la ciudad más próspera de Occidente, habiendo duplicado su población desde principios del siglo hasta casi alcanzar los ciento cincuenta mil habitantes. Desde puertos del Levante español como Valencia, Cartagena, Palma de Mallorca y sobre todo Barcelona —dotada con unos astilleros que sin ser los más grandes, eran con pocas dudas los mejores del Mediterráneo— se botaban unas galeras de combate esbeltísimas y fuertemente artilladas, las más largas y de menor puntal de entre cuantas surcaban los mares.

Venecia superaba el centenar de miles de ciudadanos y Génova los rozaba. Ambas metrópolis, no obstante haber dejado atrás los años más gloriosos de su prosperidad, ofrecían aún en aquel tiempo un espectáculo de magnificencia y de lujo que, especialmente en el caso de la segunda —cuyas monstruosas galeazas, como veremos después, osaban disputar el dominio naval al mismísimo poder turco— alcanzaba cotas insultantes.

En cuanto a Istàn-Bulin, La Sublime Puerta, antaño Bizancio, baste decir sin temor a equivocarnos(2) que su grandiosidad bajo el reinado del “Comendador de los Creyentes”(3) , Selim II (1566-74), empequeñecía, y de lejos, a todos y cada uno de los ejemplos anteriores tanto en la cuantía de su población como en riqueza y esplendor. En cuanto a otros puertos importantes bajo dominio directo de la Puerta, tanto por su tamaño e importancia demográfica, prosperidad comercial y poderío militar —en forma de inexpugnables fortificaciones costeras dotadas con los cañones más grandes y pesados de la época, y de febriles astilleros y atarazanas donde se armaban año tras año nuevas flotas de galeras— destacaban Tesalónica, importante enclave industrial, Atenas, Corinto, Esmirna, Adalia, Alejandría y otros.

LA ESTRATEGIA DE SUPREMACÍA NAVAL MEDITERRÁNEA EN EL CONTEXTO DEL ENCUENTRO NAVAL DE LEPANTO

Tras los Pactos de Cateau-Cambrèsis (1559)(4) , el Mediterráneo Occidental estaba cerca de acabar convertido en un Mare Hispanicum(5) , coto privado para las galeras catalano-aragonesas, napolitanas, sicilianas y en menor medida castellanas, del Rey Felipe II. Además estaban las galeras de Génova, tradicionalmente a sueldo de España y en todo caso minoritarias.

Más cerca… pero aún demasiado lejos. Los cruzados, como antaño los romanos, denominaban “bárbaros” a los corsarios y mercaderes de esclavos norteafricanos, y “Barbaria” o “Berbería” a las costas agrestes que los guarecían. La piratería berberisca era en efecto el otro gran poder en estas aguas, actividad que colmaba los puertos norteafricanos con las riquezas de la rapiña, en especial las provenientes del comercio de esclavos capturados en las costas cristianas; las cuales, por su parte, año tras año se venían erizando de fortificaciones de vigilancia y defensa.

Además del “Reino” de Argel(6) —más propiamente un bajalato casi independiente de Estambul—, otros dominios berberiscos se sucedían casi sin solución de continuidad desde Libia hasta el Estrecho de Gibraltar. Todos eran musulmanes y, en cierto modo, “protegidos” del Sultán. Y todos hacían del saqueo y degüello un negocio floreciente.

Hay que decir que enfrente de estas costas violentas, en los 246 kilómetros cuadrados de un islote, Malta(7) , los últimos Hospitalarios de la Orden de San Juan, actuaban de manera parecida con los pobladores de Berbería, matándolos y capturando a sus gentes.

En 1565, los recios fortines malteses habían parado en seco —a pesar de la desventaja numérica de cinco a uno— el primer y último gran intento —que no último proyecto— por parte de la Sublime Puerta de imponerse directamente en aguas del Mediterráneo Occidental. La flota de guerra turca —más de doscientas naves y treinta de desembarco— hubo de retirarse ante la llegada de los refuerzos del Rey de España, llenando los fosos de la ciudadela con más de treinta mil cadáveres(8) .

Más al este de ese punto, únicamente las galeras de la República de Venecia, señora del Adriático, de la costa de Dalmacia, de importantes enclaves en y frente a Albania, de multitud de islas en el Egeo —entre ellas la más grande, Creta—, y de Chipre, podían competir con la del Turco, y casi siempre en desventaja. Pese a constituirse como segunda potencia naval mediterránea de la época en cuanto a número de galeras —entre ellas las más pesadas y mejor dotadas de artillería que nunca hubieran existido—, La Serenísima Venecia padecía el dramático contrasentido de depender —dada la localización de sus posesiones y enclaves— en gran medida del comercio con los dominios turcos para sobrevivir; y al mismo tiempo, de no ser físicamente capaz —dada la escasa extensión global de su territorio— de sostener un ejército lo suficientemente extenso como para defender con garantías dichas posesiones y enclaves. Nunca, y esto debe quedar claro, fue capaz de dotar a sus galeras con un número de remeros suficiente, ni con una infantería de marina capaz de medirse ni de lejos con la turca(9) .

Al año siguiente del sangriento episodio de Malta, durante otro cerco, el de Sziget, en Hungría, había fallecido el anciano Padishah Solimán, dejando pendientes unos proyectos de invasión del Mediterráneo Occidental de proporciones colosales, cuyo detonante había sido abortado por los cruzados. Y desde luego era seguro que Selim II no poseería ni la capacidad estratégica ni las dotes de liderazgo de su padre. Este hecho —unido a la inyección de moral que había supuesto para la cristiandad la resistencia de los caballeros malteses frente a un enemigo que hasta entonces se antojaba invencible— animó al Papa San Pío V a retomar unos viejos proyectos de Cruzada a gran escala vía el establecimiento de una liga o coalición entre las potencias cristianas del Mediterráneo. Pudo contar con Felipe II y con el visto bueno de Génova; Carlos IX de Francia se apresuró a rechazar de plano la llamada papal, y la Signioria veneciana dudaba —recelosa de la prepotencia española— hasta que en el año 70, el nuevo Padishah Selim II demostró que era lo suficientemente hábil, y desde luego sus consejeros con él, como para continuar la política expansionista de su padre con un golpe de mano tan inteligente como violento: la conquista de Chipre, la perla de los dominios venecianos.

Fueron precisamente las condiciones inaceptables del Gran Turco en 1570, exigiendo la entrega inmediata e incondicional de la isla —vital para los intereses de la república adriática— las que motivaron el acercamiento veneciano a la “Liga Santa” auspiciada por el pontífice. Y ello a través de farragosas y agrias negociaciones con los otros aliados —España, el Papado y Génova— respecto a la cuantía de su participación en la empresa, y constantes recelos frente a los españoles, que no viene al caso describir aquí por inacabables(10) , y que concluyeron oficialmente el 25 de mayo de 1571 en la Basílica de San Pedro de Roma. Comenzaría por constituirse una escuadra coaligada cristiana contra el turco. Venecia aceptó financiar dos sextas partes del gasto total, otra sexta parte correría a cargo del Pontífice y sus estados y el resto lo costearía la Corona de España.

La flota conjunta no acabó de reunirse hasta bien entrado el mes de septiembre en el puerto de Mesina; siendo las diez galeras venecianas del puerto cretense de Candía las últimas en llegar, y haciéndose todos a la mar el día quince. Lo cierto es que para entonces los venecianos tenían casi ultimado un trato de paz con el Gran turco, aceptando sus durísimas condiciones, que el embajador veneciano en Constantinopla dejó de firmar, movido seguramente por la certeza de que su cabeza rodaría al llegar a oídos del Sultán la menor noticia de los preparativos de Mesina.

Producto también de complicadas discusiones en consejo había sido la decisión final de la armada de zarpar hacia el Golfo de Lepanto en busca de la flota turca, y no aguardar a que fuera aquélla la que presentase batalla, como había propuesto en un principio Don Álvaro de Bazán.

Hasta los primeros trabajos serios de hacia mediados del s. XX, sobre todo los de Braudel —y aún después, en amplios círculos y autores diversos—, la tradición de historiadores siempre ha acusado a los españoles presentes en Lepanto de su escaso interés inicial en una intervención directa en aguas orientales —por hallarse sus intereses mediterráneos centrados en plazas norteafricanas como Argel u Orán—; y dice mucho en favor de la integridad de éstos la adopción final por parte del Archiduque Don Juan de Austria —el joven Almirante en Jefe designado por San Pío V—, de su aceptación por parte de todos y de su férrea decisión: buscar el enfrentamiento a gran escala en aguas griegas.

Los inmensos territorios que la Historia designa con el nombre de Imperio Otomano —bajo soberanía directa o vasallaje— no constituían en realidad un espacio cohesionado económica, ni aún políticamente, como a priori pudiera parecer. La tendencia a la especialización económica regional era nula y los transportes y comunicaciones interiores eran penosas; situaciones ambas totalmente contrarias a lo que parecía ser la tendencia operante en Europa Occidental; la cual, paradójicamente, no constituía un ámbito de pacificación interna como efectivamente lo era el Imperio Turco.

El milagro que posibilitó una supervivencia tan prolongada de las estructuras de poder otomanas —aparte del Islam— no era otro que un refinadísimo y flexible sistema impositivo sustentado por el ejército. Este último era seguramente la corporación militar más eficiente desde las legiones del Imperio Romano; y desde luego mucho, mucho más numeroso que aquéllas. Dentro de esta maquinaria bélica hipertrofiada, la mayor flota de guerra que habían visto jamás los siglos tan sólo constituía una pequeña parte, operando en tan sólo uno de los muchos frentes de guerra sostenidos por la Sublime Puerta en los cuatro puntos cardinales: Arabia, Persia, el Cáucaso, Ucrania, Moldavia, Transilvania, Hungría… y por supuesto el Mar Mediterráneo. Dar cuenta —siquiera una mención escueta— de la situación estratégica de cada uno de estos frentes en aquellos tiempos turbulentos se sale de los objetivos de este texto. Como única nota descriptiva de las campañas otomanas sólo cabe aquí decir lo siguiente: en todos los frentes eran para el turco las victorias decisivas; y en todos lo eran también para sus oponentes las derrotas, salpicadas de alguna victoria pírrica. La alternativa para estos últimos era sólo la sumisión.

El caso del encuentro naval de Lepanto es interesante porque no pertenece exactamente a ninguna de las categorías mencionadas. En el plano táctico estamos ante una victoria aplastante, y por poco total, de los navíos coligados y la infantería de marina española sobre la turca, hasta entonces invicta en el mar. En el contexto hipotético de una “Estrategia Cristiana” —en su dimensión político-militar—, muy discutible si no inexistente, contra una estrategia turca —ésta sí terriblemente clara y determinada—, la consecuencia de la batalla fue una situación de tablas durante casi un año, tras el cual el poderío naval de la Puerta Sublime se iría consolidando y expandiendo inexorablemente.

ACERCAMIENTO DE LAS ARMADAS

Parte de la flota turca se hallaba fuera de puerto en vísperas de la campaña de Lepanto. Sin un objetivo preciso, enjambres de galeras otomanas venían batiendo los enclaves venecianos en aquel verano de 1571, persiguiendo tan sólo dificultar cualquier intento de socorro por parte de la República del Adriático a la ya casi conquistada Chipre, cuyo último foco de resistencia, las descomunales fortalezas de Famagusta, pronto serían arrasado entre grandes masacres(11) .

Hacia mediados de agosto las dotaciones de los navíos turcos en acción contaban con gran número de enfermos debido al calor y las epidemias, y su comandante supremo(12) , Alí, ordenó su reagrupamiento y rumbo hacia las costas de Morea (Peloponeso) para reaprovisionarse. De camino, a lo largo del mes siguiente, fue saqueando metódicamente todo asentamiento veneciano a su paso y renovando al completo su chusma de remeros.

Por entonces llegaban al Gran Palacio de Estambul espías e informadores con las nuevas de Mesina; y la Puerta dio comienzo inmediatamente a sus planes para aplastar a los infieles. Los puertos otomanos comenzaron a vomitar flotillas de sus mejores navíos de combate e incluso el terrible rey corsario de Argel levantó su presa sobre las aguas de Occidente y puso proa hacia las fuerzas de Alí. Éste, por su parte, informado de los tajantes designios del Gran Turco, empezó por despedir a su cansada infantería de Marina a bordo de sesenta galeotas y dos pesados transportes —maniobra que, dicho sea de paso, desorientaría a los espías cristianos, quienes, creyendo que gran parte de la armada turca se retiraba, calibraron muy a la baja los efectivos finales enemigos, como veremos después—. Al mismo tiempo, Alí dio órdenes a su “mano derecha”, Pertev, bajá renegado de Morea a la par que consumado almirante, de vaciar los enclaves y acuartelamientos de la Sublime Puerta en todo el Peloponeso, atiborrando así sus naves de guerreros(13) . La enormidad de la flota global musulmana superaba cuanto hasta entonces se había visto sobre las aguas de mar alguno: más de cuatrocientos navíos.

DESCRIPCIÓN DE LA JORNADA

Espada y Brujeria - Ragnarök - Historia Épica: Lepanto 1571Un viento borrascoso azotaba la mar sumida en las tinieblas, en la madrugada del 7 de octubre de 1571. El amanecer, que resultaría al cabo soleado, estaba todavía lejos, a varias horas; y una ágil fragata, en medio de la noche, iba abordando una por una las cabeceantes galeras de la inmensa flota, que el vendaval amenazaba con dispersar fatalmente. A bordo de la ligera embarcación se hallaba el almirante en jefe, a sus veintiséis años, de la flota coligada de España, Venecia y los Estados Pontificios, el Archiduque Don Juan de Austria, el mayoral de una manada sobrecogedora de monstruos flotantes erizados de entenas, cañones, espolones y remos gigantescos. Visita, una tras otra, las torvas tripulaciones, a la luz mortecina de los fanales, incendiando de locura y de un arrojo codicioso los corazones y las miradas.

Totalmente invisible en el vientre negro de la noche, la flota ya avanzaba desde días atrás en orden de batalla, dispuesto y aceptado solamente —según la tónica general en que se habían desarrollado los quehaceres de la armada en todas sus escalas desde Mesina hasta Cefalonia— tras difíciles disputas entre los aliados.

El avance, a boga larga, y cuidando, bajo severísimas penas a los patronos, de que jamás se llegaran a entorpecer unas galeras con otras. En primer término, una avanzada demoledora de seis galeazas venecianas, más o menos el equivalente de la época a los acorazados del s. XX, bajo el mando no de un marino, sino de un maestro artillero, Francesco Duodo. Sus evoluciones en la batalla dependerían de las órdenes del propio Don Juan y habrían de reservar, cada uno de estos bastiones flotantes, dos de sus piezas de fuego más pesadas sin disparar hasta después de la embestida.

En la retaguardia cerraba el avance la tercera escuadrilla, la reserva, a las órdenes del experimentado don Álvaro de Bazán, quizás el mejor almirante español de todos los tiempos(14) y recién nombrado Marqués de Santa Cruz: treinta galeras españolas con la difícil misión de hacer de “comodín” en el combate, interviniendo donde más flaquease la formación. Lucían flámula y banderilla de popa blancas.

Cerca de ellas avanzaban las cincuenta y siete fragatas dotadas con dos esmeriles, diez arcabuceros y un sargento por cada una. Su misión: interceptar la amenaza de las mortales fustas turcas, especializadas en infiltrarse entre las grandes formaciones de galeras.

No concurrían en cambio casi ninguna de las veintidós naves españolas de transporte de artillería, armas y tropas, a vela y sin remos, al mando de Don César Dávalos, retrasadas en el puerto de Corfú con multitud de enfermos, la mayoría lansquenetes a sueldo del Rey.

En los espacios centrales, “La Batalla”, el grueso de la armada se estructuraba a su vez en tres inmensos “escuadrones” (o alas):

Bajo el estandarte de la Liga Santa enviado por el Papa y con flámulas azules, se esparcía la primera escuadra, terrible, de sesenta galeras con la Real de España al frente —con Don Juan y el estandarte—, acompañada por la capitana de Venecia y su almirante, Sebastián Veniero, hombre entrado en años, orgulloso y de difícil trato. También con ellas navegaba la capitana pontificia, al mando de Marco Antonio Colonna, almirante del Papa.

Hacia el ala derecha evolucionaban las galeras de la segunda escuadra, en número de cincuenta y tres y distinguidas con flámulas verdes, bajo el mando de Don Juan Andrea Doria, Almirante de Génova y auténtico condottiero de los mares, que arrendaba a España galeras de su propiedad.

Asimismo, en el ala izquierda, la cuarta escuadra, del mismo Proveedor General de la marina de la Serenísima, el impetuoso Agustín Barbarigo; figuraban cincuenta y siete galeras con flámula amarilla.

Hemos de mencionar una quinta y última escuadrilla, de apenas seis galeras, destacada en misión de reconocimiento bastantes millas por delante de todo el resto, y dirigida por el comandante de la Real de Sicilia Don Juan de Cardona.

El montante de unidades marítimas que verían despuntar el alba horas después, tras mantenerse precariamente la formación a lo largo de la turbulenta noche, y descontando los mencionados navíos rezagados, ascendía a doscientas ocho galeras.

“En caso de venir a las manos con el enemigo había de repasar (Don Juan) no mandase poner toda su armada en un solo escuadrón, porque del número grande es cierto nacerá confusión y embarazo de unas galeras con otras, como ocurrió en la Prevesa. Débense poner en tres escuadrones y todos tres en un ala, y que los dos de las puntas sean de las galeras en quien tenga más confianza, dando los cuernos de cada una a personas señaladas, y quede tanta mar en medio de uno y del otro cuanto bastare a poder escurrir y girar sin embarazo de ninguno de los tres, y ésta fue la orden que tuvo Barbarroja en la Prevesa.” (15)

Dejando aparte este valiosísimo consejo que como hemos visto más arriba, Don Juan siguió fielmente, hay que destacar el hecho —también de gran importancia en el posterior decurso de la batalla— de cómo se logró eludir el desfase de calidad entre las galeras españolas, mucho mejor aprestadas y tripuladas, y el resto —en especial las de Venecia, de tripulación escasa e indisciplinada—. El mérito de Don Juan es aquí casi exclusivo, pues dio la orden de repartir las galeras españolas en todas las escuadras, mezclándolas con las de las otras naciones(16) . Más aún, ordenó asimismo distribuir a los infantes de los tercios de España de la misma forma, reforzando muy especialmente las galeras venecianas. Ni que decir tiene que aquella disposición encendió de ira a los hijos de la Serenísima, por más que finalmente les salvara muchas vidas… y la honra(17) .

En efecto, fue Don Juan, el hijo bastardo de Carlos V, el principal, por no decir único artífice de la superación de las tensiones y rivalidades entre los generales y jefes que se reflejaba invariablemente en la disparidad de criterios, y en último término incluso de objetivos, que habían lastrado la actividad de la flota. Si tenemos en cuenta además que el caudillo cristiano contaba a la sazón veintiséis años de edad, sus logros se nos aparecen todavía más brillantes. Con ocasión de la mencionada partida había escrito a su hermanastro, el monarca más poderoso de la Historia:

“Los días que hemos hestado en Mesina y lo que se ha hecho, verá Vuestra Merced más largamente por lo que escrito a Su Majestad; y aunque algunos dicen que nos hemos despachado más presto de lo que creían, y no me satisfago, pareciéndome que el empacho y no mucho expediente destos oficiales de guerra y hacienda me ha detenido más de lo que yo quisiera, y esto se verá en Madrid como prevenciones de disculpas que pienso harán luego; con todo, les he de excusar poco, y menos a ellos y a mil y mil maneras de gentes que vienen a mí con pretensiones de consejos y agravios de niñerías, a que si hubiese de atender, padecería la substancia. Al fin, con todo este trabajo se pasa adelante con la intención de pelear que se verá”.

El joven Archiduque de Austria había de reunirse a menudo en consejo con los generales principales de la Liga, cada uno de ellos con sus sub-consejos de asistentes. Además, debía someterse siempre a la aprobación del “consejillo” de los hombres de confianza del Rey Felipe II, formado por Doria, Bazán, Cardona y Don Luis de Requesens, Teniente General de la flota de España y segundo en la jerarquía de la Liga después de Don Juan. Es generalmente aceptado entre los historiadores, desde el mismo Braudel hasta P. Serrano, que estos cuatro hombres supieron ver en el Archiduque a un líder natural en la ocasión, y comportarse con él en términos generales más como asistentes y consejeros fieles, incluso como amigos, que como supervisores o correveidiles enviados por Felipe. Y eso siendo militares consumados, al lado de cualquiera de los cuales Don Juan, no obstante sus experiencias al más alto nivel al frente de las operaciones contra los moriscos y algunas acciones navales, sólo era un muchacho.

Despuntó al fin un sol hinchado y rojo. Las seis de Don Juan de Cardona reconocían con precaución las agrestes calas de la costa albanesa, en busca de traicioneros bajeles turcos “enrocados”. Lejos hacia Poniente, a lo largo de millas y millas de formación, el grueso de la flota alcanzaba las Islas Curzolares(18) . Y poco más tarde se abría ante ellos el profundo golfo de Lepanto, también llamado de Patras. En un momento dado, unos vigías encaramados sobre la vertiginosa entena de la galera de Doria divisaron una flotilla turca de reconocimiento, que salió huyendo de inmediato. Pronto, desde las más elevadas cofas de la armada cristiana, comienzan a divisarse, tan lejanas como amenazadoras, las galeras de la Puerta. A decenas, a cientos, retirándose siempre deliberadamente, más y más adentro, hacia el fondo del golfo. Como una legión de buitres apostándose poco a poco en las paredes de un desfiladero.

Don Juan y los almirantes ordenaron tocar al arma y comenzaron a izarse las torvas empavesadas y el impresionante estandarte la Liga: las armas de España, Venecia y el Papado a los pies de un Cristo en una cruz gigante, y bordado el mensaje que, según la leyenda, oyese Constantino El Grande un milenio atrás, contemplando en el cielo una cruz sobre el disco solar, en la víspera de la batalla de Puente Milvio: “in hoc signo vinces”. “Con este signo vencerás”.

A lo lejos humeó un cañón turco y a poco llegó el estampido a oídos de los coligados. Se respondió al desafío con otro disparo, con otro estampido seco que devolvía, como un eco maldito, el mismo mensaje. Muerte a los infieles.

Si hemos de resaltar alguna en especial entre las disposiciones tomadas por el General en Jefe de la Liga —lo cual no es fácil, dada la increíble conjunción de aciertos en el planteamiento táctico puesto en práctica por don Juan de Austria—, es quizá el haber tenido muy presentes ciertos consejos recibidos hasta dos meses atrás.

Don García de Toledo, anciano almirante que en el 65 —como responsable del socorro a los sitiados malteses— había teñido los arrecifes del islote con la sangre de oleadas de guerreros, le había insistido por carta a Don Juan en la conveniencia de obligar al turco a pelear cerca de sus costas, de forma que la tentación de abandonar el combate y buscar refugio en tierra firme creciese a la vez que lo hiciese la intensidad de la lucha.

Otro acierto impagable del joven Archiduque sería alejar de la formación de combate el aproximadamente medio centenar de navíos de transporte a vela y las fustas ligeramente armadas, obligando a las tropas a bordo de las galeras a vencer o morir defendiendo los navíos. Excepto en lo referente a esta disposición sobre las fustas, no se desvió un ápice del planteamiento general acordado para el orden de batalla de la flota, realizando meras correcciones de última hora para “limar” las formaciones.

Tuvo tiempo para ello. Poco después del amanecer cambió el viento, que hasta entonces había soplado desde tierra favoreciendo el avance del turco; y aunque lo cierto es que aquél no mostró en ningún momento intención de aprovechar la circunstancia para precipitar su ataque, y más bien dilató al máximo sus maniobras de formación, el suave y repentino céfiro que acabó por levantarse elevó la moral de los coligados, que llegaron a considerarlo como una señal divina.

Tronó una salva de mosquetería a lo largo de la flota, señal de la última revista general; y al igual que hacía unas horas, tornó a embarcarse Don Juan en la esbelta fragata, junto a su Caballerizo Mayor Don Luis de Córdoba y el Secretario General Juan de Soto, para recorrer las escuadras arengando a las tropas. Las demostraciones de entusiasmo por parte de las huestes y marinería eran estentóreas y jubilosas, al sol nuevo de aquella mañana.

Otros consejos que no olvidaría aplicar el joven Almirante en Jefe eran los del archisoldado Alba, el viejo Mastín de Su Majestad, como antes lo fuera del César. Siguiéndolos, Don Juan se cuidó mucho de advertir y mandar aleccionar a las tropas en cuanto a no achicarse ni dejarse intimidar por el espantoso griterío con el que los incontables hijos de la Puerta saludarían el combate. La mayor parte de los soldados de la Liga eran bisoños y carentes de un bautismo de fuego —aunque bien entrenados— y las salvajes demostraciones de las hordas turcas producían a menudo efectos devastadores aún sobre tropas bizarras y hechas a la guerra más cruel, la del mar.

Precisamente la flota del Gran Turco iba ultimando para entonces sus evoluciones y ambos enjambres de galeras se cernían el uno sobre el otro en una boga constante y febril, incansable como el transcurso de las horas.

Al paso de la revista por el ala derecha, comandada por la capitana de Génova de Andrea Doria, y advirtiendo Don Juan un alejamiento de más de una milla entre la escuadra y la “Batalla”(19) , mandó recado al Comandante de Génova para un acercamiento hacia el eje central de la formación. Tranquilizó el genovés a Don Juan, afirmándole su total disposición a cumplir con su deber a la perfección, pero no se apresuró a seguir la recomendación, lo que horas después —como veremos— teñiría de rojo las aguas en aquel punto de la flota.

Se mandó asimismo desalojar a los enfermos de las naves, retirándolos en las fustas y bajeles de retaguardia, pero dejando sus armas para su utilización por parte de los hombres activos. Con ellos partieron, por orden especial de Don Juan, todos aquellos servidores y asistentes cuyo oficio no fuese el de las armas o el navegar; y despachó también a la propia servidumbre de su ropero, haciendo comprender a las claras que a los que permanecieran a bordo sólo les restaba la victoria o la muerte.

Conscientes los Almirantes de que una vez desatada la lucha el factor decisivo en la balanza del desenlace sería la suerte individual de las galeras insignia, en uno y otro bando, habían convertido sus capitanas en enormes plataformas de combate, empezando por La Real de Don Juan, donde hallaba cabida la flor y nata de las tropas de la Liga: voluntarios hidalgos de noble origen y combatientes escogidos entre los Tercios del Rey.

Espada y Brujeria - Ragnarök - Historia Épica: Lepanto 1571Más o menos dos tercios de la fuerza combatiente global de la Liga —que superaban los 30.000 hombres— los aportaba Su Majestad el Rey Felipe II. 8160 había aportado directamente la Corona de España, en los cuatro Tercios de Don Lope de Figueroa, Don Pedro de Padilla, Don Diego Enríquez y Don Miguel de Moncada, siendo jefes de compañía Cristóbal de Ezpeleta, Pedro Bazán, Luis de la Palma, Manuel Enríquez, Martín de Ayala, Juan de Licea, Rafael Puig, Juan Díaz, Juan de Zúñiga, Sancho de Reinoso, capitán Carrión, Juan Fernández de Córdoba, Juan de Córdoba Lemos, Rui Francisco de Buitrón, Gonzalo de Barahona, Marqués del Espejo, Orejón, Fernando Enríquez, Juan de Velasco, Pedro Manuel, Juan de Montano, Marcos Isaba, Melchor de Alberuela, Enrique Centellas, Jerónimo de la Cuadra, Juan de Angulo, Adrián Aguaviva, Contreras, Álvaro de Acosta, Martín de Benavides, Melchor de Morales, Francisco de Ayala, Diego de Vargas, Juan de Silva, capitán Peralta, Diego Melgarejo, Diego Osorio, Diego de Urbina y Rodrigo de Mora. En los apellidos de muchos de ellos deducimos fácilmente el origen.

Además, también a sueldo del Rey de España estaba la infantería italiana, montando 5208 soldados, de entre cuyos jefes se destacarían Paulo Sforza, Conde de Santa Flor, Juan Bautista Benarelli, Virgilio, C. de Sarno, Lope Fusco, Néctor de La Calce, Marco Antonio Tutavila, Tiberio Genaro, Segismundo de Gonzaga, Juan Jacobo bonete, Pedro Anovato, C. de Valenza, Ricardo Esquintano, capitán Perucho, Tiberio Brancacio, y otros.

Luego estaban los lansquenetes de tierras del Imperio, hasta sumar unos 5.000, todos pagados por el Rey de España; si bien gran parte de ellos no concurrieron a la jornada por enfermedad.

Los séquitos de los grandes jefes y almirantes constituían pequeños escuadrones de guerreros armados hasta los dientes entre pajes, guardia personal y gentileshombres de cámara. Así, el séquito del joven Archiduque Don Juan de Austria constaba nada menos que de 360 hombres de pelea; 202 el del Príncipe de Parma, Alejandro Farnesio, a bordo de la capitana de Génova; 127 el de Urbino; 137 de Requesens; 143 de Jordán Ursino; 33 del Marqués de Laula; 76 del C. de santa Flor; 70 de Ascanio de La Corgna, jefe de la infantería de España; 54 de Gabrio Cerbellón, jefe de la artillería de España; etc.

Venecia aportaba aproximadamente 8.000 hombres desigualmente pertrechados y el Papado unos 2.000 soldados y voluntarios de noble origen, muy bien armados todos. Por último estaban la marinería, y la chusma o remeros, sumando entre ambos casi 50.000 hombres. A estos últimos, Don Juan, en un alarde de generosidad o de nobleza tan temeraria como clarividente, decretó la libertad para todos aquellos galeotes que a lo largo de la batalla demostraran su valor y su compromiso con la victoria, en su labor al remo, impidiendo con la boga los abordajes del enemigo o —llegado el caso de ser desherrados por el capitán— con las armas en la mano. Más de 5.000 ganarían a pulso su libertad en la jornada que siguió.

Comprobando la cercanía del choque y ya todos en sus puestos, enarboló Don Juan un gran crucifijo de marfil; y hasta en la última de las galeras las tripulaciones al completo —desde el propio Archiduque hasta el último grumete— se postraron de rodillas. Era el momento de recibir la indulgencia plenaria de manos de los sacerdotes de la Compañía de Jesús enviados hasta allí por el Papa con aquel preciso y único cometido. Nadie hubiera dicho en aquel momento que, hasta aquel mismo instante, los recelos y tiranteces e habían sucedido constantemente, como hemos visto.

Tras la bendición, y justo antes de proceder a armarse, Don Juan, manteniendo en alto la gran cruz, vociferó una arenga tan breve como efectiva: “Habéis venido aquí hoy por volunta de Dios… Poned vuestra única confianza en el Dios de las Batallas” (20). El entusiasmo entre los voluntarios y los soldados de los Tercios es tal que le son arrebatados su sombrero y guantes.

El avance de ambas flotas era ya impetuoso como el de dos frentes de tormenta. Entonces, a toda prisa, los coligados procedieron a serrar los torvos espolones de sus galeras. De nuevo una orden de Don Juan que como tantas otras era fruto de las recomendaciones de Don García. Al precio de perder el efecto demoledor del espolón en la embestida de ariete, más su posible utilización como pasarela de abordaje, se conseguía con esta operación bajar todavía más el ángulo de tiro de las grandes piezas de artillería de proa, posibilitando un castigo al enemigo de lleno y desde cerca, en la misma línea de flotación, olvidando el tiro parabólico.

Los navíos del Gran Truco estaban muy cerca y pudo comprobarse con súbito horror que su número ascendía a nada menos que 260 galeras de combate, más decenas y decenas de embarcaciones menores —galeotas de tropa y las temibles y ágiles fustas—, hasta superar con creces las 300 unidades, quizá las 400… Todas las informaciones de los espías se revelaban de pronto equivocadas, tanto en la estimación de los efectivos navales como de tropa: hasta la última de las embarcaciones turcas aparecía atestada de tropas recién embarcadas. Un clamor espantoso se impuso incluso a las primeras detonaciones. Provenía de las miles y miles de gargantas feroces, del entrechocar de bosques enteros de alfanjes y agudas moharras.

Más de 40.000 hombres de pelea —entre guerreros y corsarios— había embarcado el yerno del Sultán a bordo de la flota, igualando con creces en unos pocos días lo que en el bando cristiano había costado meses de esfuerzos y discusiones. Leventes —o infantería de marina “estándar”— montaban la mayoría de aquel formidable contingente, todos frescos y en buena parte curtidos en el combate naval. Destacaba un poderoso ejército de desembarco reunido por Pertev, bajá renegado de Morea y “mano derecha” de Alí, dentro del cual figuraban varios batallones (ortas) de combatientes de élite o jenízaros (Yeniçeri ocak): unos 2.000 guerreros cuyo mayor anhelo vital —inculcado desde la infancia en durísimas escuelas militares en las que imperaba el extremismo religioso de ciertos monjes derviches— no era otro que el hallar la muerte combatiendo al infiel.

Alí había sido sorprendido aquélla mañana tan sólo por un hecho. La determinación de los cristianos a combatir había sido tan grande como la suya propia, hasta el punto de que en aquella madrugada se le habían adelantando cerrando con su flota la boca del golfo. Era tarde ya para buscar —en su gigantesca formación en media luna cóncava— una salida a mar abierto. Dicha disposición de la flota otomana en media luna tenía por objeto aprovechar la superioridad en número de embarcaciones para flanquear y envolver a los coligados. Por tanto, vemos cómo Alí buscaba una eliminación total del adversario, una victoria aplastante.

Como Kapudán Pachá o Comandante Supremo de la flota, Alí había impuesto su criterio táctico frente al parecer de otros grandes pachaes, principalmente al de Uluj-Alí, el terrible bajá de Argel.

Suponiendo que la flota cristiana desorganizada y poco cohesionada, por componerse de las fuerzas de muy diversos estados cristianos —lo cual no dejaba de ser cierto si dejamos de lado el excepcional carisma de Don Juan de Austria y la capacidad de sus lugartenientes—, Alí perseguía el encuentro frontal, seguro además de que una derrota cristiana supondría un fracaso definitivo de la Liga Santa, fiando en la capacidad monstruosa de su patria para reponerse de hipotéticas pérdidas en poco tiempo —justo al contrario de lo que sucedía con los cristianos—. Y lo cierto es que tampoco en esto le faltaba razón. Uluj-Alí, por su parte, basaba su oposición a tal idea en su larguísima experiencia en aguas más occidentales —España no era Venecia— contra almirantes del talento de Álvaro de Bazán, Juan de Cardona o Gil de Andrade; así como contra el poderío de las galeras de España y la calidad de los Tercios del Rey. Aquel renegado calabrés elevado por sus propios méritos a rey de los corsarios no veía tan clara la superioridad sobre aquellos “cruzados”.

Pero Alí carecía de esta experiencia y no supo ver que, ahora que las galeras y los soldados de Venecia no acudían solos, sus posibilidades, tanto cuantitativa como cualitativamente, disminuían.

“A lo que vuestra Excelencia manda sobre si la artillería se ha de disparar primero en nuestra armada o ha de esperar a que lo hagan los enemigos, digo que no pudiéndose tirar dos veces, como realmente no se puede, sin grandísimas confusión, lo que convendría, hacer, a mi juicio, es lo que dicen los herreruelos, que han de tirar su arcabucejo tan cerca del enemigo que le salte la sangre encima; de manera que, confirmando esta opinión, digo que siempre he oído a los capitanes, que saben lo que dicen, que el ruido de romper los espolones y el trueno de la artillería había de ser todo uno, o muy poco menos, y así sería yo desta opinión, y que no se debe tener en cuenta con el enemigo si tirará primero o postrero, sino sólo cuando Vuestra Excelencia deba mandar fuego.” (21)

El combate propiamente dicho dio comienzo cuando, en la vanguardia coligada, divididas dos a dos frente a los tres cuerpos principales de la armada, las seis galeazas de Venecia desencadenaron el infierno de fuego y hierro que vomitaban los cuarenta cañones pesados montados sobre cada una de ellas. Para hacernos una idea de lo que suponían estas fortalezas flotantes de tres mástiles, mencionaremos que el número medio de piezas de gran calibre a bordo de una típica galera de combate era de cinco o seis. Los bajeles, viendo cómo se les venían encima aquellos monstruos, ordenaron a los patronos (rais) intensificar la boga hasta el límite para rebasarlas cuanto antes. Así se hizo al punto, sin poder evitar que las galeazas pulverizasen por completo un par de galeras turcas y echaran a pique dos o tres más.

“[…] y es que tengo por cierto que venecianos pedirán la vanguardia, que es todo lo que me parece que se debe desear para el buen fin del negocio; pues será gran bien que de los que se debe dudar más que de las galeras de España, sean los primeros en combatir; y si venecianos la demandaren, como creo que harán, paréceme que se les debe conceder de buena gana.” (22)

Alí ordenó el inicio de las evoluciones destinadas a envolver a la armada cristiana, evitando en lo posible el encuentro con las galeras de España, que su Estado Mayor situaba hacia el centro de la armada coligada. No imaginaba las disposiciones del jovencísimo Almirante en Jefe, según las cuales los largos y bajos navíos españoles se confundían con los de las otras naciones en las tres alas o escuadrones con los de las otras naciones en las tres alas o escuadrones de la flota, manteniendo a las mejores entre las mejores, las treinta “blancas” de la tercera escuadrilla de Álvaro de Bazán, en la retaguardia. Sí lo intuyó el “rey” de Argel, que se apresuró a embarcarse en una fusta y presentarse ante el Comandante Supremo otomano a bordo de la poderosa galera almirante otomana, conocida entre los cristianos como la Sultana.

“Sería mejor no combatir. Los cristianos son más poderosos […] Hay que tener cuidado con sus galeazas. Además, tras la montaña todavía queda otra escuadra.” (23)

Ni que decir tiene que el Kapudan Pachá desatendió estos consejos. Comenzó por enviar hacia el ala izquierda cristiana a un marino distinguido, azote de los venecianos: Suluk, bey o gobernador de Alejandría, llamado El Siroco por los cristianos. Se precipitó de inmediato, frente a unas sesenta galeras, sobre las “amarillas” de Agustín Barbarigo.

Contra el ala derecha coligada —las ciento tres “verdes” del genovés Doria— lanzó el turco una terrible escuadra: cerca de un centenar de galeras al mando de Uluj, ente ellas su flota de galeras corsarias, unos ominosos navíos, rápidos como el viento, a bordo de los cuales hasta los remeros no eran signo aguerridos piratas.

En los kilómetros centrales del frente la aproximación de ambas fuerzas era más lenta y el combate se basaba sobre todo en el intercambio artillero, con más fortuna para las galeras cristianas con sus espolones serrados.

Espada y Brujeria - Ragnarök - Historia Épica: Lepanto 1571Mientras, comenzaban a embestirse sin piedad las galeras de Suluk y las de Barbarigo, quien acabó viendo su capitana irremisiblemente rodeada por seis galeras del egipcio, que volcaban sobre ella uno incesante tornado de flechas, muchas de ellas envenenadas. Una vino a acertarle de lleno al impetuoso almirante en el ojo derecho, hiriéndole de muerte, y otras tres pronto erizaban la armadura de su sustituto en el mando, Federico Nanni, que resistía con bravura. El combate era por momentos más y más cerrado, trabándose las galeras unas con otras. Bordeando de cerca algunas turcas, con habilidad increíble, los escollos de la costa de Etolia, embistieron desde atrás, según el plan maestro de Alí, a la formación cristiana. A bordo de una galera de Génova presente en aquella zona, La Marquesa, un oscuro infante del Tercio español de Don Miguel de Moncada, con un pelotón a su cargo, era honrosamente herido de tres arcabuzazos en el pecho y el brazo izquierdo. Se trataba del inmortal Miguel de Cervantes Saavedra.

La galera del Proveedor Canale llegó a incrustarse en la de Siroco, cuyas huestes no cedieron un ápice sino hasta el instante en que llegaron Don Martín de Padilla y Don Pedro Velázquez llevando en sus diez soberbias galeras —de las “blancas” de Bazán— a los caballeros de Nápoles y la infantería del Tercio de Don Pedro Padilla. Poco a poco, milla a milla, los turcos son empujados contra la escarpada costa y finalmente destrozados. Suluk, el egipcio, al igual que su oponente Barbarigo, murió en la batalla.

Unas veinte millas (unos treinta y siete kilómetros) al sureste, en una espantosa inferioridad de dos a uno frente a la escuadra de Uluj, que se acercaba en una boga vertiginosa, Andrea Doria se percataba, turbado, de las inevitables consecuencias que traería su desobediencia a la advertencia de Don Juan. Entre su escuadrón y la Batalla seguía existiendo demasiado espacio.

A la cabeza de sus berberiscos y seguido de cerca por el resto de su escuadra, el rey de los corsarios sonreía; su astucia de zorro ya había detectado el hueco en la formación de los cristianos y hacia allí se dirigía volando sobre las aguas. No se sabe si ya para entonces había decidido escapar con sus perros del mar, consciente de las escasas opciones tácticas de Alí, pero de una forma u otra era clara su inmediata intención de abrir brecha en el frente coligado y coger seguidamente a todo el ala derecha cristina en desventaja.

Las tres únicas galeras de los graves cruzados de Malta cerraban precisamente el cuerno derecho de la escuadra central de la Liga, y una milla al sureste, las siete de la escuadrilla “azul” de reconocimiento, reintegradas a toda prisa a la formación, hacían lo propio en el flanco izquierdo de Doria. Unos y otros vieron cómo entre ambos se iban escurriendo, docena tras docena, las galeras de Argel —más de treinta— destacadas del resto de su escuadra en una mortífera cuña, haciendo fuego a discreción a su paso sobre las dos exiguas y heroicas escuadrillas. Las cuales, además, tuvieron la mala suerte de tener que plantarles cara a continuación —mientras el grueso de la escuadra de Uluj, algo rezagada, abatía en aquel momento su infernal ariete sobre todo el ala derecha—.

Ya volvían proas las tres de Malta y las siete de Cardona para perseguir a Uluj, cuando éste —advertido de la maniobra— se revolvió furiosamente junto a doce de sus mejores galeras corsarias contra la soberbia capitana de Malta comandada por el mismísimo Gran Maestre de la Orden de los Hospitalarios, Justiniano, cuyo valor simbólico era enorme para la moral de ambos ejércitos desde el asedio de Malta seis años atrás. Representaba para unos la resistencia de la Cruz —personificada en sus caballeros— frente a un adversario casi todopoderoso; y para otros no era sino el trofeo cuya posesión demostraría lo inútil de dicha resistencia frente a los divinos designios de guerra del Heredero del Profeta.

Lo más granado de los caballeros de San Juan u Hospitalarios, a bordo de la misma, pudieron ver cómo se precipitaba sobre ellos la galera insignia de Uluj junto a las otras, un instante antes de ser literalmente barridos por un torbellino de flechas, arcabucería de gran calibre y bombas incendiarias.

Las “azules” de Cardona se dejaron dos terceras partes de sus dotaciones en el infernal combate que siguió. Sólo cincuenta de los quinientos españoles del Tercio de Sicilia que acompañaban al general en su galera sobrevivieron. Las tres de los cruzados de Malta, tan odiados por los musulmanes, fueron exterminadas casi hasta el último hombre, y la capitana fue apresada y remolcada como trofeo con únicamente tres caballeros supervivientes —entre ellos el Gran Maestre—, destinados, por supuesto, a una larga tortura.

En aquellos momentos Uluj había partido en dos a la flota coligada y tenía a su merced el ala derecha de Andrea Doria, la cual castigaba duramente el grueso de sus navíos:

“Hace girar su galera como un ginete un caballo de circo. Vira y revira, hace disparar sus arcabuces y cañones contra el adversario, primero contra el de la derecha, luego contra el de la izquierda […]” (24)

Podía además el soberano de Argel atacar la retaguardia del centro cristiano operando “en tenaza” con el grueso de la flota turca, que se disponía a atacarlo por el frente.

Pero entonces se encontró frente a frente ni más ni menos que con la escuadra “comodín” de Bazán, el cual ordenó de manera fulminante a su Guzmana interceptar, con los remos abatidos, a la remolcada galera insignia de Malta, metiendo en ella abundante gente de armas de los Tercios. El caudillo berberisco no se quedó atrás y lanzó a los corsarios al abordaje sobre la misma, oleada tras oleada, hasta que reconquistaron su extensa y destrozada cubierta, sobre la cual ya se amontonaban los cadáveres como mieses segadas, vomitando los imbornales cascadas de sangre.

No se resignó tampoco el Marqués de Santa Cruz a dar por perdido el emblema de los cruzados —para entonces reducido a poco más que una enorme y humeante tablazón en ruinas— y en un ataque casi suicida consiguió enrrollar el cable del remolque, recuperando la galera definitivamente y barriendo su cubierta las descargas atroces de los arcabuceros. ¡Y milagrosamente el Gran Maestre Justiniano fue rescatado vivo!

Uluj, viéndose tan entorpecido en su avance contra la retaguardia del centro coligado, dispuso a sus corsarios para una retirada por sorpresa unas cuantas millas más hacia alta mar.

Las fuerzas de Doria trababan por entonces un combate espantoso con el resto de la escuadra de Uluj. En esos momentos hallamos al propio General de Génova encaramado sobre el estanteral de su galera, animando la acometida de los suyos con grandes voces, cuando una bala o una palanqueta turca hizo pedazos a su paje de armas, que se hallaba a su lado, y a él le roció de sangre. Otro impacto, quizás de una encadenada, hiere gravemente al noble Octavio Gonzaga, destrozando a gran parte de su séquito, incluidos sus dos pajes de armas. Mientras, Uluj, con sus más de treinta galeras escogidas, a base de toda una exhibición de pericia naval con falsas retiradas, disparos de pólvora al aire que lo ocultan tras densas humaredas y contraataques relámpago, se iba alejando más y más.

La leyenda posterior y una mayoría de historiadores que, ignorando los inconmensurables archivos españoles —aún hoy no estudiados en su totalidad— se basaron fundamentalmente en fuentes venecianas, ha criticado duramente la actuación de Andrea Doria. Se le ha echado en cara un excesivo celo de la integridad de las galeras genovesas —algunas de las cuales eran de su propiedad particular— y derivado de esto su dejadez en atender a la cohesión del frente, permitiendo el ataque y posterior huida de Uluj.

Lo cierto es que —además del hecho de que tanto él como sus fuerzas se batieron con el valor que les cumplía— hubieron de hacer frente a una escuadra mucho más numerosa, en proporción, que la que les que le tocó en suerte tanto a Barbarigo como al propio Don Juan. Y si bien cometió el grave error de dejar un hueco a la izquierda de sus fuerzas, su cuerno derecho, por el contrario, ganó la carrera a los turcos en los primeros momentos, cerrándoles por completo desde el principio la desembocadura del Golfo. A este último afán de capital importancia podría atribuirse su incumplimiento parcial del consejo de Don Juan.

Hemos visto cómo en los dos extremos del frente de batalla —especialmente el cristiano— la superioridad de los coligados se iba poco a poco imponiendo a la del Gran Turco. Esta superioridad se fundaban en varios puntos, sobre los cuales no se insistirá bastante en este reducido texto por más que se mencione, tanta fue su importancia:

En primer lugar, como ya se ha descrito, la carencia de espolones hacía mucho más efectivos los pesados cañones de crujía a proa de las galeras. Además, al tratarse de naves de escaso puntal —sobre todo las españolas—, batían sus cañonazos a los barcos otomanos, mucho más altos y estrechos, desde abajo. Las parábolas de las piezas turcas, por el contrario, les pasaban casi siempre por encima amenazando sólo a los castillos, estanterales, velas y árboles.

Por si fuera poco, las galeras cristianas estaban mejor provistas que sus oponentes de artillería de medio calibre:

“Tengo por muy provechosos ciertos esmerillones, como falconetes, puestos en crujía sobre caballetes, que se pueden girar de una parte a otra y jugar por encima de la pavesada, porque esta artillería menuda puede hacer muchos tiros, y la gruesa, no, por el peligro con que saldrá el artillero a cargar.” (25)

Los arcabuces de los soldados turcos eran usualmente de mayor calibre que las del resto de infanterías, pero el porcentaje de arcabuceros en sus fuerzas era bastante menor que entre los coligados, especialmente en los Tercios Hispano-Italianos, donde casi cada infante de marina era un arcabucero. Un tiro de estas terribles armas dejaba fuera de combate a varios enemigos, mientras que los arqueros turcos, por más que envenenaran sus dardos, se contentaban con un blanco por disparo.

Las empavesadas y arrumbadas que fortificaban torvamente las bordas de las galeras de España y en menor medida las de Venecia, y de las que carecían la mayoría de navíos del Sultán, constituían una excelente protección contra el tiro de los arqueros y los fluidos inflamables de las alcancías.

Todas estas carencias, como podremos comprobar, llevarían finalmente a los turcos a jugarse el todo por el todo en las fases críticas de la batalla, a una sola carta: el abordaje, el cuerpo a cuerpo entre los infantes. Y es justamente aquí donde se le revelaría al turco la última de las ventajas de los coligados.

Y es que los Tercios se revelaron, hombre a hombre, como toda una fuerza de élite que, perfectamente distribuida por toda la flota, no encontraría oponentes de su talla en las huestes de la Sublime Puerta, ni tan siquiera en los temidos berberiscos. Tan sólo los jenízaros podían plantar cara con garantías a aquellos combatientes, y su número no fue lo bastante elevado, en Lepanto, como para resultar decisivos.

A bordo de su descomunal galera almirante, rodeado de una escolta imponente de jenízaros escogidos, de los generales y grandes señores de la guerra que constituían su estado Mayor, y flanqueado por sus dos hijos, el Kapudan Pachá recibía el parte de la situación en los cuernos de la flota. El plan inicial de envolvimiento se revelaba difícil de culminar, pero la situación global distaba mucho de inclinarse en contra suya. El grueso de la flota se extendía tras él y a su alrededor, y el horrísono griterío que poblaba el aire indicaba el ansia de sus huestes por entablar la lucha. Ordenó entonces el ataque total contra la “Batalla” o centro cristiano y por fin la boga de ariete se impone a lo largo y ancho de todo el centro turco.

A escasos cientos de metros frente a él, a bordo de la galera Real de España lanzada en un vertiginoso avance, con el joven Archiduque de Austria sobre el puente, se divisó de pronto a la mastodóntica Sultana evolucionando directamente hacia ellos. Alí reconoció los tres gigantescos fanales que remataban la popa de la Real, así como el estandarte de la Liga tremolando horizontalmente a mitad del árbol, todo a lo largo de los casi cien metros de crujía. Junto al yerno del Sultán se precipitaron siete altas galeras cuajadas de vociferantes guerreros. Desde la Guzmana, Don Álvaro de Bazán vio la inminencia del choque y se apresuró a embarcar en la Real a doscientos más de los Tercios. Cerca, más cerca. Una silbante tromba oscura surgió súbitamente de la galera turca y cubrió los cielos. Miríadas de flechas hicieron impacto un segundo después. El rumor de la boga en la Sultana cesó; los enormes “peines” de sus remos se elevaron sin besar las aguas, preparando una embestida apocalíptica. Los remos de la Real estallaron en un torbellino de astillas mortales y un crujido espeluznante ensordeció de pronto todos los oídos. El monstruoso espolón reventó las cuadernas como corteza quemada. Atravesó uno, dos, tres, hasta el cuarto banco de remo antes de detenerse, chorreando agua de mar tan roja como la sangre y los despojos. La proa turca entera quedó destrozada como un gigantesco muñón, tras el cual apareció de pronto una muchedumbre de guerreros colosales, con extraños yelmos trapezoidales cubiertos de blanca tela; se abalanzaron sobre la cubierta cristiana, pisoteando los restos de cadáveres de uno y otro bando destrozados por la embestida.

“El tronar de los cañones es tal que nadie puede imaginarlo ni describirlo […] Nosotros no descargamos nuestros cañones hasta que estamos al abordaje.” (26)

El Comandante Supremo Alí se percató en aquel momento de la terrorífica ventaja de la artillería cristiana; decidió empeñarse totalmente en la carga directa, el abordaje y el degüello, y a tal objeto ordenó a las galeras que le flanquean que se trabaran por popa con la Real y otras grandes capitanas de la Liga que ya se acercaban en apoyo de Don Juan.

Cardona llegó entonces desde el ala derecha con sus maltrechas “azules” y se precipitó a contener a los turcos perdiendo casi medio millar de hombres, junto a todos sus oficiales. También en el centro irrumpió Martín de Padilla con catorce magníficas galeras de España, rindiendo en su primera embestida cuatro galeras turcos. Justo al mismo tiempo se precipitó en apoyo de Alí el corsario Karakush, acometiendo a Don Juan con diez fortísimas galeras y dos galeotas, cargadas todas con guerreros de primera clase: un orta completo de jenízaros de los más aguerridos, cien arqueros y trescientos arcabuceros. La ferocidad en los combates en este centro neurálgico de la batalla comenzó a tomar caracteres irreales. La Real de Don Juan fue acometida por todos lados excepto por la popa. Y los trescientos arcabuceros de su dotación, codo con codo con el medio millar de hidalgos aventureros españoles e italianos que, a bordo de la galera Real concurrían a la batalla sin cobrar un céntimo y por completo a su costa, cerraron un fuego espantoso sobre los asaltantes. La capitana de Don Luis de Requesens, la capitana de Veniero, las de los Príncipes de Parma y de Urbino, fueron abordadas cada una por dos o tres turcas que vomitan sobre ellos aludes de soldados.

Arrojándose hacha en mano sobre las empavesadas, con el “¡Alá es grande!” en los labios, o corriendo hacia la muerte sobre los espolones, como abrazándola con ansia, los jenízaros atacaron, olvidados de formaciones y tácticas, siempre buscando el uno contra uno, que es donde desencadenan todo su potencial. Las balas de los imperturbables pelotones de arcabuceros los destrozaron a decenas, a cientos. De súbito, lo inconcebible pareció suceder: los cerrados pelotones de infantes cristianos se deshicieron; ya hay jenízaros a bordo, trabados con los hidalgos e infantes en una sangría infernal. Las hachas, las mazas, los martillos de armas se elevan y descienden mecánicamente. Aquél que se rinde o se cansa es inmediatamente degollado o machacado. En la espaciosa popa, bajo el gran estanterol y con la espada en la mano, el Almirante en Jefe Don Juan de Austria gritaba órdenes y alientos; Don Lope de Figueroa comandaba a los arcabuceros del castillo de proa; en el fogón, Don Pedro Zapata con otros cincuenta y otro medio centenar en el esquife a las órdenes de Don Luis Carrillo; todo alrededor: el infierno. Don Bernardino Cárdenas cayó bajo las hachas jenízaras. El mismo Don Juan llega a ser herido en un pie, lo que levanta rugidos de ira entre la infantería, que redobló, si cabía, su esfuerzo. El resto fue un caos indescriptible, una matanza demencial en la que los hombres de los Tercios fueron rechazando a los turcos hasta amenazar con penetrar ellos en el buque insignia otomano. Sebastián Veniero pareció rejuvenecer a bordo de su galera. Seguido por Colonna, almirante del Papa, y Contarini, echaron a pique una de las galeras otomanas más poderosas. Mientras, las ágiles fustas turcas sorteaban por todas partes a las galeras en liza, trayendo y llevando soldados sin descanso. La capitana de Álvaro de Bazán irrumpió en el centro del combate, embistiendo a una de las de Karakush, y exterminando hasta el último guerrero de su dotación de jenízaros, metiéndose Don Álvaro en persona en el fragor bestial del cuerpo a cuerpo. Murió a su lado el capitán Rutia, pero una nueva unidad turca fue pasada a cuchillo. Arrollaron con su galera las fustas enemigas, haciéndolas pedazos, no sin rendir varias. Cardona trabó por su parte un nuevo duelo, esta vez con al mismísima capitana de Pertev, el segundo entre los turcos. La acabará rindiendo junto a Paulo Jordán Ursino en medio de crueles combates. El mismísimo Príncipe de Parma llegó a saltar, olvidándose de su séquito, sobre la atestada cubierta de una galera enemiga. ¿En solitario? No, le acompañó un único soldado español, Alonso Dávalos. Ambos sobrevivirán para ver la galera rendida, y aún para dar con la suya buena cuenta de otros dos navíos más.

Un velo escarlata cubrió las confusas dos horas siguientes, en las que la balanza de la lucha, tan centrada en la suerte de los buques insignia, permaneció indecisa.

A bordo de la Real se efectuaron varias entradas en la Sultana, que fueron sistemáticamente rechazadas por las fenomenales fuerzas de élite de la Puerta, concentradas en aquel punto crucial de la batalla. “A la tercera fue la vencida”, y los arcabuceros pulverizaron a la última compañía de jenízaros a bordo del buque insignia de Alí para a continuación lanzarse a una orgía de sangre sobre la escolta y el estado mayor turco. La imponente figura del Kapudán Pachá, cubierto con una suntuoso caftán bordado con pedrerías y un alto copete de blancas plumas sobre el orgulloso turbante, se precipitó desde el puente como un muñeco roto, sobre la crujía de la nave, destrozado por los arcabuzazos. Allí, un remero desherrado que consiguió abrirse paso le cortó la cabeza y se la llevó a Don Juan, el cual, asqueado, mandó arrojarla a las rojas aguas.

Comenzó a elevarse entonces, por vez primera en las filas cristianas, un vocerío creciente. No desabrido y feroz como el aullido de ataque del turco, sino recio y quebrado: el clamor ronco y cansado de la victoria.

Los hijos de Alí, de trece y dieciséis años, cayeron prisioneros y Don Juan, tomándolos bajo su protección, ordenó que se les tratase de forma cortés, de acuerdo con su rango y dignidad. Procedió entonces a arriarse el torvo estandarte otomano, que ellos denominaban Sanjak, alzándose en su lugar el de la cruz de Cristo, lo que contribuyó a propagar a las zonas más alejadas del combate la caída del caudillo turco.

La jornada, no obstante, aún distaba de pertenecer al bando coligado. Karakush resistió impasible, en su galera capitana, ante los gritos de victoria, y con él sus bestiales jenízaros, hasta ceder largo rato después ante los hombres del capitán Juan Bautista Cortés.

Los navíos turcos se rendían uno tras otro por todas partes, faltas sus tropas de moral y arrolladas por los tercios, rebelándose los remeros cristianos esclavizados en muchas de ellas. Estos últimos enloquecían al ser desherrados, abalanzándose sobre sus torturadores y entregándose a la matanza aún sobre los turcos que declaraban su rendición.

Lejos del aniquilado centro turco, Uluj todavía desafiaba a los cristianos con cierta ventaja, a través de las fulgurantes maniobras de su escuadra corsaria. Nadie sobrevivió a bordo de la San Juan, del Papa, ni de la también pontificia de los Caballeros de San Esteban, arrasadas por los berberiscos. Un último intento de persecución por parte de los coligados tuvo que ser pronto abortado ante la absoluta imposibilidad de mantener el endiablado ritmo de la boga de los perros del mar. El rey de los corsarios volvería a sus rapiñas, con sus galeras berberiscas prácticamente intactas.

Algo más de cinco horas había durado la batalla. De los centenares de navíos turcos tan sólo escaparían cincuenta —sin contar los berberiscos—, la mayoría destrozados y haciendo agua. Unos 130 fueron capturados en buen estado por los cristianos, y en ellos más de 400 cañones; 3.000 esclavos turcos fueron liberados, y unos 15.000 esclavos cristianos, entre ellos 2.000 españoles. Las bajas militares se elevaban hasta las 15.000.

Se hicieron unos 10.000 prisioneros —unos dos tercios de los cuales escaparían a tierra durante la confusión de los últimos estertores de la batalla—. Entre los que no lo consiguieron se contaban unos doscientos grandes señores osmanlíes; treinta gobernadores o beyes; ciento sesenta bajás y capitanes de fanal; el Canciller Mayor del Imperio y los dos hijos de Alí, como ya vimos.

Espada y Brujeria - Ragnarök - Historia Épica: Lepanto 1571Las pérdidas de Venecia fueron las más importantes entre los coligados, con catorce galeras hundidas, del mismo modo que dos galeras papales, y una de los caballeros de Malta. España no perdió ninguna. Tal fue su superioridad frente a las galeras turcas.

De los 8.000 hombres que hallaron la muerte en las filas cristianas, unos 2.000 eran españoles, aproximadamente 800 del Papa; además, resultaron heridos en combate unos 14.000, de los cuales 4.000 morirían sin remedio a los pocos días.

Nuevos temporales mecieron las aguas, negras y grumosas aún durante muchos días, y el tenebroso océano vomitó sin cesar los horribles despojos del combate, amontonándolos en las costas vecinas.

Aquello fue tan sólo una mínima parte de lo engullido para siempre por los insaciables abismos del mar durante aquella jornada sangrienta, la que sería conocida como Batalla de Lepanto.

But Don John of Austria has burst the battle-line!
Vivat Hispania!
Domino Gloria!
Don John of Austria
Has set his people free!

Chesterton

Notas al texto:

1. Habrían de transcurrir aún otros dos siglos y medio para que hubiese de nuevo sobre la Tierra un área geográfica tan extensa y densamente poblada como el Imperio de Roma.

2. Lamentablemente, los datos de geografía humana, demografía, economía, etc.; referentes a zonas de ámbito musulmán son todavía más aproximados y menos fiables —excepto al ejército y la armada de guerra otomanos— que las que se conocen de las zonas cristianas. Además existe una lamentable escasez de traducciones de los trabajos de historiadores turcos.

3.Padisha o Sultán.

4.El poder militar de Francia, principal aliado del Turco en aguas occidentales, había sido reducido a cenizas en dos derrotas sucesivas y aplastantes a manos de los Tercios Hispanoalemanes de F. De Saboya y las huestes flamencas del C. De Egmont. Las acciones de San Quintín (1557) y Gravelinas (1558) condujeron a Francia a los acuerdos, que si bien no fueron, sorprendentemente, excesivamente gravosos para los vencidos, sí los excluían totalmente del espacio marítimo.

5. FERDINANDY, MIGUEL DE: Felipe II. Esplendor y ocaso del poderío español. Barcelona, Edhasa, 1988, pág. 297.

6.Capital —guarecida por colosales defensas artilladas y una flota invencible— de un verdadero estado corsario, a las órdenes de un “rey”, a su vez vasallo de la Puerta. Reyes piratas venían sentándose en este trono desde que en 1518, Kheir-Al-Din, hermano de Aruch Barbarroja, desalojara a los españoles de las fortalezas del puerto.

7.Bailía de los legendarios Cruzados, otorgada por el Emperador Carlos V tras la conquista —por las tropas de Solimán “El Magnífico”— de los bastiones de la Orden en Rodas, en 1522.

8.P. LUIS FERNÁNDEZ Y FERNÁNDEZ DE RETANA. España en tiempos de Felipe II. Vol II (1568-1598), Cap. IV, en R. M. PIDAL, Historia de España, Vol. XXII, Espasa-Calpe, Madrid, 1988.

9.SERRANO, LUCIANO. España en Lepanto, Madrid, Swan, 1986, pág. 72.

Y en FERDINANDY, pág. 295: “Pero incluso esta poderosa ciudad se vio muy pronto obligada a reconvertir los enclaves y adquisiciones territoriales en una sistema de líneas defensivas. […] tuvo que cooperar (con España) sobre todo cuando escaseaba el trigo”.

10.P. SERRANO, Caps. I-V, y M. PIDAL, Vol. XXII, Cap. IV.

11.Los otomanos sufrieron ante los muros más de 50.000 bajas, repuestas en pocos días con una rapidez que aún hoy causa, si no pavor, asombro. El comandante veneciano de la plaza, que capituló habiendo agotado los medios de resistencia y bajo la promesa de conservar la vida, fue desollado vivo.

12.Kapudan Pachá.

13.“…dejando en ellos sino las mujeres para cerrar las puertas de las casas, según un testigo de vista…”, en P. SERRANO, pág. 134.

14.Poseedor de una experiencia bélica casi inabarcable contra los berberiscos. Tuvo además una brillante actuación como responsable de la rotura del cerco marítimo otomano en Malta.

15.Correspondencia del viejo almirante Don García de Toledo, a Don Juan de Austria en Mesina, agosto de 1571, en P. SERRANO.

16.Excepto, como ya se ha dicho, en la tercera de reserva de A. De Bazán. Las “blancas”, flor y nata de la escuadra.

17.La crisis estalló cuatro días ante de que se avistara por sorpresa a los turcos y diera comienzo la batalla. A bordo de una galera veneciana se produjo un desafío seguido de reyerta entre un capitán de infantería veneciano y otro italiano de los Tercios del Rey. Enterado Veniero, decretó el ahorcamiento fulminante del segundo. Todo el Tercio Italiano amenazó con el motín, si el único capacitado para ejercer de juez en los litigios como Almirante En Jefe, es decir, Don Juan de Austria, no vengaba la injusticia. Éste, astutamente, pospuso el castigo al almirante veneciano hasta después de la batalla, pero le sustituyó al frente del ala izquierda por el Proveedor Barbarigo. Tras la victoria, Don Juan le perdonó, y el viejo Veniero le abrazó llorando.

18.Carta de Don Juan de Austria a Felipe II, en P. SERRANO.

19.Centro de la formación total.

20.En DUMONT, pág. 59.

21.Correspondencia de Don García de Toledo a Don Juan de Austria en Mesina, Agosto de 1571, en P. SERRANO.

22.Ibídem.

23.Extracto del diario de Aureli Scetti, testigo presencial, Biblioteca Nacional Marciano, Venecia, en DUMONT, pág. 62.

24.Girolamo Diedo, testigo presencial, correspondencia, Venecia, 1585.

25.Correspondencia de Don García de Toledo a Don Juan de Austria en Mesina, agosto 1571, en P. SERRANO.

26.Onorato Caestani, testigo presencial, en DUMONT, pág. 68.

Comments are closed.